Familia Vázquez, una tradición musical

Arturo Vázquez recuerda que su abuelo Ignacio Vázquez, dirige la Orquesta Radiante, que llega a ser reconocida por sus danzones. Por su fama tocan en poblaciones del estado, donde amenizaban las fiestas

Arturo Alfonso Vázquez Perera platicó con orgullo acerca de las anécdotas que su padre, José Edilberto Vazquez Espadas, le ha contado acerca de la “Orquesta Radiante”, de la que su abuelo, Ignacio Alfonso Vazquez, formaba parte y era su director.

—De él me cuenta mi papá que componía sus estrofas musicales y las llevaba a Mérida a vender, para ello agarraba el tren que pasaba en Cacalchén y mi papá que entonces era un niño le acompañaba, son cosas que tengo muy presentes —dijo el entrevistado quien destacó que no tuvo la fortuna de conocer a su abuelo, ya que falleció cuando su padre era aún un joven de 16 años de edad.

De lo que si tiene fresco en la mente Arturo, es el recuerdo de algunos instrumentos de su abuelito como un clarinete y un violín que se conservaban en la casa de la abuela.

La Orquesta Radiante tenía mucha fama en las poblaciones del estado, donde amenizaban las fiestas y se le reconocía como una “buena orquesta”, por la forma en la que ejecutaba los danzones y el chachachá, al grado que tenía gran popularidad tal vez similar a la orquesta de Secundino Pech.

—Lamentablemente yo no tuve el gusto por la música, pero algunos nietos de tambien de Ignacio que si tocan pero no de manera profesional —destacó Arturo, quien recordó que su abuelito era dueño de un rancho llamado San Antonio, que con el paso de los años y por las afectaciones que sufrió cuando llegó el huracán “Isidoro” terminó por desaparecer, si embargo, el amor por las actividades del campo sí las heredaron tanto su padre como él, ya que en la actualidad continúan preservando la siembra del henequén.

—Mi papá es médico veterinario, por su trabajo pasó muchos años fuera del estado, fue director regional del Inifap en Tabasco, pero ahora que ya esta en situación de retiro, como un hobby se dedica a cultivar la fibra, y se encarga de chapear y mantener limpio las hectáreas que se terreno que logró rescatar —relató Arturo, quien los fines de semana también realiza esta actividad qué consideran tendrá un resurgimiento futuro, lo que ya se esta viendo con la preferencia que se le da a la fibra por encima de otros materiales como el plástico.

—De mi padre, también aprendí el darle la atención al publico detrás del mostrador, el tenía una veterinaria y yo le acompañaba, y gracias a eso, me nació el gusto por el comercio y apenas salió la oportunidad abrí una tiendita de artículos deportivos, Zona Deportiva y recientemente La Central, que está dedicada a la proveeduría de todos los insumos para pizzerías y reposterías y cocinas económicas —recalcó este emprendedor joven quien tambien laboró en las oficinas administrativas de la Canaco en Merida.

La familia Vázquez Perera se integra por José Edilberto y su esposa, Aída Aracelmy Perera López, que les ha enseñado a sus tres hijos, Yuritzi Aracely la mayor, Arturo Alfonso y Jordani el valor de la honestidad, la honradez y el trabajo.

Texto: Manuel Pool Moguel

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *