Desorden y quejas opacan el plan de vacunación de AMLO

La lentitud y el poco orden no son las únicas dificultades que enfrenta la inmunización, pues existen denuncias de tráfico de influencias para conseguir la dosis

Las primeras inyecciones contra el covid-19 llegaron a territorio mexicano el día de Nochebuena y permitieron cerrar el año con un mensaje optimista, pero dos semanas después, con los Reyes Magos ya de regreso a Oriente, la sombra del desorden, la lentitud y del tráfico de influencias para vacunarse opacan el plan de inmunización.

Al cumplir dos semanas del arranque, el primer país latinoamericano en vacunar contra el SARS-CoV-2 ha recibido casi 110,000 dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, pese a que solo se ha aplicado en los estados de Coahuila, Nuevo León, Ciudad de México, Estado de México y otras entidades conurbadas de la capital mexicana, donde el brote de la enfermedad está en su pico más alto.

“Ahora estamos vacunando en promedio 4,500, 5,000 personas diarias. Y tenemos dosis, pero vamos a intensificar la vacunación y requerimos más”, reconoció ayer el presidente, Andrés Manuel López Obrador, al revelar que explora con Argentina traer la vacuna rusa Sputnik V.

Los últimos datos de la Secretaría de Salud corroboran que solo se ha inyectado el antídoto contra la covid-19 a 53,185 personas, menos del 50 % de las dosis recibidas.

Ninguna fórmula distinta a la de Pfizer ha aterrizado en el país, aunque el lunes la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó también el uso de emergencia de la solución británica de AstraZeneca, que se producirá en México y Argentina para toda Latinoamérica y cuyas primeras dosis deben estar listas en marzo.

El desorden y la lentitud no son las únicas dificultades relativas a la vacunación que López Obrador ha tenido que enfrentar en estas primeras dos semanas de inmunización, pues las denuncias de tráfico de influencias para conseguir una dosis se han sucedido. El caso más mediático fue el de un médico y alto cargo de un hospital del Estado de México, vecino de la capital, que en el tercer día de inmunización vacunó a su esposa e hija, por lo que fue apartado de su puesto.

Texto y foto: Efe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *