Desplome en la construcción

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía señalan que este sector tiene una caída en el último mes y mantiene una tendencia a la baja

El valor de producción de la industria de la construcción tuvo una caída del 0.4% durante el último mes del 2020, cantidad similar a la registrada a nivel nacional, que fue del 0.5%, esto en los distintos tipos de obras que hay en el estado, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

En correspondencia con los datos presentados por el Inegi, los tipos de obras que fueron revisados a nivel nacional son: de edificación, de agua, riego y saneamiento, de electricidad y telecomunicaciones, de transporte y urbanización, de petróleo y petroquímica, y finalmente, otros tipos que no están considerados en los ramos ya mencionados.

Yucatán tuvo un incremento en el valor de producción de dos de ellos: las obras de agua, riego y saneamiento, que pasaron del 0.4% al 0.8% entre noviembre y diciembre del año anterior, asimismo también creció el valor de las obras de electricidad y telecomunicaciones, registrando un aumento del 2.3%, al pasar del 1.3% a 3.6% en el mismo periodo. 

En cuanto a caídas, las obras de edificación, y de transporte y urbanización fueron las que registraron una reducción del 0.1% y del 1.6%, respectivamente; la construcción de edificios fue la que menos afectación tuvo durante el periodo noviembre-diciembre, según los datos, no obstante, transporte y urbanización, posiblemente a causa de la falta de movilidad, fue el ramo que mayor daño recibió. 

Con relación a los tipos de obras de petróleo y petroquímicos, al igual que los otros que no están incluidos en las anteriores clasificaciones, no sufrieron cambio alguno; los primeros siguen marcando 0.0%, significando que no hay obras de ese tipo y los otros permanecieron en un 1.3% en el último y penúltimo mes del 2020.

Según el informe del Inegi, el personal ocupado en la industria de la construcción tuvo un incremento del 0.3% y las horas trabajadas se redujeron en un mínimo; además, las remuneraciones medias reales, es decir, el pago promedio por trabajar en obras, se mantuvo y no presentó variación alguna, esto en comparación al mes previo a diciembre.

En su comparación anual, la industria de la construcción en general sufrió un caída del 22.6%, esto a nivel nacional y causa de la cuarentena que obligó a detener todas las obras en el país, lo cual también provocó que para diciembre, en sus primeros meses de reapertura, solamente se continuaran los trabajos inconclusos y no hubo nuevas edificaciones por realizar.

También en todo México el personal ocupado y las horas trabajadas tuvieron un decremento en su valor, ambas en el mismo rango, pues 19% de los empleados de la construcción habían perdido su trabajo y el resto vieron reducido sus horarios laborales en un 18.9%, aproximadamente hora y media menos por jornada.

Sin embargo, a pesar de verse reducidas las horas de trabajo, las remuneraciones reales tuvieron un incremento del 1.2% con respecto a la misma temporada del año 2019, es decir, que los asalariados de la industria constructiva trabajaban menos y ganaban más en el último mes del 2020 en comparación al 2019.

Los estudios del Inegi en Yucatán fueron realizados a partir de un marco muestral de 583 empresas de la construcción, de las cuales 100 fueron tomadas para obtener información con un 95% de nivel de confianza y un margen de error del 12%.

En relación al nivel de aportación al valor de la industria por sector privado y sector público, el 38.1% son obras realizadas por gobierno de diferente niveles y el 61.9% por empresarios y recurso privado, según el reporte del Inegi.

De las obras realizadas con recursos del erario público el 16% fueron viviendas, escuelas, centros de servicio y hospitales, cantidad mucho menor al mismo tipo de obra hechos por el sector privado, en cuál fue del 64.1%, también en la industria eléctrica se muestra una inversión mayor por parte de las compañías aunque con una deferencia menos notable.

Caso contrario en la instalación de sistemas de agua potable, drenaje, presas u obras de riego en el que sector público tuvo un valor 9.8% y el sector privado del 2.4%, lo mismo sucedió con las obras de transporte y urbanización como carreteras, caminos y puentes que fueron del 47.2% y del 7.5% en los mismos sectores, respectivamente.

Texto y fotos: Diego Cervantes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *