Dura Navidad para los negocios yucatecos

La crisis ocasionada por la actual pandemia dificulta la recuperación económica de los comercios, de los cuales varios han cerrado por la falta de liquidez para pagar la renta y el servicio de electricidad

“A 4 días de la Navidad, las ventas aún no repuntan como quisiéramos, pues si bien hemos tenido un ligero incremento, no es suficiente para reponernos de estos 10 meses en los que hemos pasado una situación económica difícil como consecuencia de la contingencia sanitaria de COVID-19”, reconoció el presidente de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño (Canacope) en Yucatán, Jorge Cardeña Licona.

El dirigente comentó que esta Navidad será muy triste para muchos dueños de negocios, que han tenido que bajar cortinas de manera definitiva, pues ya no pueden solventar los gastos de la renta de un local y la energía eléctrica que les está llegando con un consumo muy elevado.

“De los 4 mil negocios que han cerrado en Yucatán, el 50% corresponden al centro de la ciudad, que ante la falta de solvencia económica se vieron en la necesidad de cerrar de manera definitiva, lo que ha ocasionado que se pierdan cerca de 24 mil empleos en toda la entidad”, manifestó.

Cardeña Licona dio a conocer que las ventas están un 50% abajo, en comparación con el año pasado, pues a pesar de que hay un leve repunte, sobre todo en estos últimos días, este no compensa todo lo que se ha perdido desde que inició la pandemia.

“Estamos ante un año muy apretado, decir que vamos a finalizar bien el 2020 sería una mentira, pues el sector empresarial ha sido uno de los más afectados por la crisis sanitaria, difícilmente podremos recuperarnos”, aseveró.

También señaló que la llamada cuesta de enero no concluirá en el mes que corre, sino que se podría prolongar hasta el 2022, debido a las pérdidas que ha dejado en el sector la actual crisis sanitaria.

Por otra parte, dijo que el comercio informal es el resultado de los despidos masivos que se han dado, pues las personas han tenido que buscar alternativas que les permitan sobrevivir, por lo que consideró que en estos tiempos difíciles hay que ser empáticos.

Asimismo indicó que, pese a que muchos han señalado que los tianguis no son un foco de infección para contraer el coronavirus, es el centro en donde hay más riesgo, ya que en los últimos días se han podido observar aglomeraciones, y la falta de medidas por parte de la gente que acude a esta zona, que no están respetando la sana distancia.

“En las últimas semanas ha aumentado el número de contagios y fallecimientos por COVID-19, si no nos cuidamos podríamos regresar a confinamiento, lo que sería una catástrofe para el sector comercial, que durante muchos meses paró actividades, lo que originó que algunos cerraran sus puertas”, advirtió.

Por lo anterior, exhortó a la sociedad a reforzar las medidas sanitarias y cumplir con las disposiciones, pues se corre el riesgo de regresar a semáforo rojo, si la tendencia de casos sigue al alza. “Les pedimos que hagan conciencia, y se mantengan en su casa si no tienen que salir, evitar las posadas y las fiestas masivas, pues solo cuidándonos, cuidamos a los demás”, subrayó.

Para concluir, pidió a los dueños y empleados de estos establecimientos vigilar que la gente cumpla las medidas de bioseguridad, e invitó al personal de la policía municipal y estatal a verificar que las personas las efectúen, pues solo así se podrá evitar la propagación de contagios.

ABARROTAN EL CENTRO DE LA CIUDAD

Pese al llamado de las autoridades para que los yucatecos no salgan a hacer sus compras de Navidad y fin de año, estos han hecho caso omiso, pues gran parte del primer y segundo cuadro de la ciudad de Mérida permanece abarrotado de gente.

En un recorrido por la zona, se pudo observar que los negocios que más demanda tienen son las tiendas de ropa y zapaterías, en donde este domingo prevalecieron largas filas, y no se respetó la sana distancia.

También se pudo constatar la presencia de mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y menores recorriendo diversas zonas del Centro Histórico, a pesar de ser un sector de riesgo a complicaciones en caso de contraer coronavirus.

Vendedores de algunos establecimientos, ubicados en el pasaje Emilio Seijo, indicaron que las ventas han aumentado en un 80% en comparación con meses anteriores; sin embargo, están muy por debajo de la derrama que se generó en el 2019.

“A pesar de que han subido las ventas, las personas compran lo más barato, pues hay que recordar que la crisis actual ha afectado los bolsillos de todos, por lo que la economía de las familias cada vez está más complicada”, reconocieron.

Los mercados Lucas de Gálvez y San Benito también mantuvieron un elevado flujo de personas, quienes transitaban por esos centros de abastos para comprar los insumos para sus cenas de nochebuena, como es la remolacha, papa, cebolla, lechuga, rábano, y frutas como uvas, manzana, piña entre otras.

Texto y fotos: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *