Economí­a mexicana, nada favorable

El aumento a las tarifas de combustible y energí­a eléctrica son indicios de que las reformas estructurales anunciadas por el presidente Enrique Peña Nieto no dan los resultados a corto plazo que los mexicanos esperaban, advierten sociólogos consultados por Punto Medio Excélsior.

La situación económica para los mexicanos no es nada favorable, el gobierno federal no puede tapar con un sólo dedo la inflación por la depreciación del peso ante el dólar. 

Othón Baños Ramí­rez, doctor en sociologí­a del Centro de Investigaciones Regionales (CIR) de la Uady, describió la economí­a mexicana como bipolar, pues mientras sectores primarios, como el agropecuario y agrí­cola, que impactan de manera directa a los bolsillos de los mexicanos, no tienen dinamismo, la industria de la manufactura automotriz y el turismo repuntaron. 

“Cada vez se acortan los pronósticos de crecimiento. Ahora se dice que la media nacional es del 2.3%, pero si trasladamos esa cifra a la realidad, los números irí­an más a la baja”, comentó.

En consecuencia, relató, sectores populares (aproximadamente 54% de la población del paí­s) buscan cómo enfrentar su precariedad, ya sea la cooperación entre ellos o dedicarse al comercio informal para buscar ingresos extras. 

Aunque las autoridades no aceptan el paí­s pasa por una crisis, el investigador comentó que hubo una etapa de bonanza económica que se reflejó en la década de los 70’s, pero fue producto de las polí­ticas utilizadas durante los gobierno de los 60’s.

Hoy dí­a, a 30 años que se aplicó el modelo neoliberal, la economí­a mexicana no creció. Esperanza Ayora Herrera, docente de la facultad de Ingenierí­a de la Uady, consideró que si bien algunos economistas califican el perí­odo neoliberal como “estancamiento estabilizador”, presenta algunas contradicciones de carácter estructura.

“El modelo neoliberal no se preocupa por los grupos campesinos, obreros o de empleados, ni siquiera por los pequeños y medianos empresarios, se preocupa por apoyar a las grandes empresas”, explicó. Si bien el panorama económico no es nada alentador, los recortes presupuestales vendrán a empeorar la situación.

“Los gastos operativos del gobierno federal están basados en el crudo, por eso los recortes, que abonarán a que la economí­a bajé más porque el gobierno no inyecta   dinero. En este segundo semestre del año esperamos un aumento de precios en la mayorí­a de los servicios”, advirtió Baños Ramí­rez, “el peso ya no regresará a los precios de $14 o $15, se mueve a $19 o $20, hay una devaluación”.

Mientras, Esperanza Ayora comentó que factores externos como la caí­da de los precios del petróleo y el aumento de los intereses de la deuda externa contribuyen a esta crisis.- Irbin Flores 

 
Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *