Editorial

“El país no tiene dinero”, eso fue lo que dijo hace unas semanas el exsecretario de Hacienda del gobierno de la 4T, Carlos Urzúa, en una entrevista que dio al diario El País de España, al cual le explicaba que ese es el principal problema de México.

El especialista alertó que por tal motivo el presidente Andrés Manuel López Obrador estaba equivocando la estrategia, ya que en lugar de ahuyentar las inversiones debería de hacer justo lo contrario y dejar de cancelar proyectos estratégicos.

Lo anterior viena a colación porque el Inegi confirmó el índice de informalidad que existe en Yucatán, al reportar que poco más del 59 por ciento de los negocios en el estado no están dados de alta ante la Secretaría de Hacienda, lo cual nos lleva a otro de los motivos de la falta de dinero en el país.

Si más de la mitad de las empresas no paga impuestos en este país, lo que el Gobierno Federal debería de hacer es gravar a estas compañías, en lugar de tratar de sacar más dinero a los que siempre está pagando.

Es verdad que es correcto el hacer que las grandes compañías dejen de verle la cara a Hacienda, pero sería mucho más redituable que la mayoría de los negocios se volviera formal.

Seguramente esta no es la estrategia fundamental del actual gobierno, ya que muchos de esos comercios que no están dados de alta son pequeños, a los que justamente AMLO no quiere molestar, y a los  que considera su base electoral. Mientras tanto, el país sigue sin dinero.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *