Editorial

En medio de la crisis que ha representado la pandemia para Yucatán, vemos dos actitudes diferentes de llevar las cosas por parte del Gobierno del Estado y de la Federación, ya que mientras por un lado vemos que se trató de prevenir desde el principio con medidas de aislamiento y apoyos económicos, por el otro vimos displicencia.

Eso ya todos lo sabemos y ha sido palpable, a tal grado de que a nivel mundial México es uno de los países a los que más ha golpeado el coronavirus, por lo que aquello de que ya pandemia “ya fue controlada” es más un cuento chino que cualquier otra cosa.

Esa dualidad se demostró una vez más el día de ayer, ya que mientras por un lado el Gobierno del Estado hizo entrega a la Secretarías de Seguridad Pública y de Salud de Yucatán de 12 ambulancias y ha estado otorgando constantemente equipo médico a las instituciones del IMSS y el Issste, en el Hospital Regional de Alta Especial los médicos enviaron una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador porque en el nosocomio no cuentan ni siquiera con sedantes.

No creemos que la Cuarta Transformación esté haciendo esto a propósito, pero sí es una realidad a la vista de los resultados que la actuación ha sido tardía y que no han sabido reaccionar a la altura de la tragedia que estamos viviendo y bastantes pruebas hemos tenido de esto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *