Editorial de Peninsular Punto Medio

Hace un par de días hicimos referencia a las diferencias que existen al interior de Morena Yucatán y cómo estas se han presentado en todas las izquierdas del país, como fue el caso del PRD, que se dividió en diferentes tribus.

Las diferencias se hicieron muy notorias desde anteayer cuando Verónica Camino Farjat se registró como candidata a la alcaldía de Mérida por el partido Movimiento de Regeneración Nacional, ya que desde ese momento arreciaron las críticas y las separaciones al interior de este instituto político.

Hubo varios desprendimientos que ya fueron anunciados, y ayer, el mismo presidente estatal de este partido, Mario Mex Albornoz, dejó en claro esta diferencia al pedir la renuncia del delegado de Morena en Yucatán, Ovidio Peralta Suárez, por considerar que ha manchado la encuesta para elegir candidatos y que ven una clara imposición.

De acá en adelante sólo puede haber dos panoramas (porque no vemos la posibilidad de que le quiten a Verónica Camino la candidatura): que procedan con la denuncia formal y que los quejosos terminen saliendo del partido, o que finjan fumar la pipa de la paz para luego trabajar en su contra por debajo de la mesa.

Lo hemos mencionado varias veces: a los originales morenistas no les gusta que personajes que vienen de otros partidos arrebaten los puestos que en teoría serían para ellos y aprovechen que ahora sí tienen arrastre para ofrecerse como candidatos… Y la verdad, es entendible que estén muy enojados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *