Editorial de Peninsular Punto Medio

Ante el anuncio otorgado por el Gobierno Federal de que Yucatán sería uno de los estados en donde se implementaría la vacunación para maestros a partir del 18 de mayo próximo para que puedan reiniciarse las clases presenciales, una gran duda surgió entre la población: ¿por qué no se vacuna primero a los niños y después a los maestros?

Se puede considerar una pregunta muy lógica tomando en cuenta que por cada maestro hay alrededor de 30 niños en un salón de clases, o incluso más, por lo que el riesgo de contagio es superior en los menores. Eso sin tomar en cuenta que en el caso de los jóvenes es mucho más probable que por un descuido puedan olvidar las medidas de sana distancia (aunque muchas veces han demostrado ser más consientes que muchos adultos) al querer convivir con sus amigos.

Pero también es cierto que todavía no se cuentan con la cantidad de vacunas suficientes para aplicarles dosis a todos los estudiantes de Yucatán, y a lo mejor por eso se decidieron que los primeros sean los maestros. O incluso es posible que los números señalen que es muy poco probable que los niños se contagien o que presenten síntomas graves de coronavirus.

Como sea el caso, para volver a clases el próximo ciclo escolar es necesario que existan protocolos bien definidos, ya que esto será quizás la prueba más grande a que se someta la reactivación yucateca.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *