Editorial de Peninsular Punto Medio

La reflexión de hoy la haremos con relación a Juan Pablo Gómez Fierro, titular del Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones, y quien ha estado en las páginas de los medios nacionales por ser el juez que ha detenido las reformas del Presidente de la República, al otorgar amparos a personas físicas y morales contra algunas de estas medidas.

Su nombre salió a la luz a raíz de los cambios a la Ley de la Industria Eléctrica que propiciaron que muchas empresas de energía renovable se ampararan por la medida del Gobierno Federal de no tomarlas en cuenta. Él fue el encargado de que estos amparos procedieran y se ganó la animadversión del habitante de Palacio Nacional, que incluso le dedicó un par de mañaneras para amenazar con investigarlo.

Sin embargo, y a pesar de eso, Gómez Fierro volvió a aplicárselas ahora con el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, la cual ya lleva cinco suspensiones y otra vez el Presidente de la República lo utilizó como tiro al blanco, en un esfuerzo por amedrentarlo (no encontramos otro motivo), aunque parece que con muy poco éxito.  El juez se ha vuelto un salvavidas para la oposición de AMLO y para este último se ha convertido en una piedra en el zapato. A ver si no comienza la persecución en contra de Gómez Fierro y se convierte en un ejemplo del autoritarismo con el que, parece, quiere conducirse la 4T.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *