Editorial de Peninsular Punto Medio

Por fin, parece que después de una larga espera el hospital de Ticul será una realidad y beneficiará a más de 100 mil yucatecos del sur que necesitaban de manera urgente un nosocomio de este tipo, ante la carencia de servicios en el interior del estado.

Es impensado que un estado que busca ser uno de los más importantes del país no tenga nosocomios en puntos estratégicos de toda su geografía y le pueda brindar a su población servicios de salud cercanos. Es por eso que es un éxito del Gobierno del Estado el haber gestionado ante la Federación para que, prácticamente sin recursos propios, se pueda construir este hospital.

Recordemos que esta era una obra prácticamente parada y un elefante blanco que sólo ha causado decepción entre la población, ademas de que había dejado una deuda importante a Yucatán por una demanda que existía con la empresa constructora.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, la capacidad de gestión y trabajo en conjunto que ha tenido esta administración estatal con el Gobierno federal ha sido sobresaliente, porque recordemos los pleitos que otras entidades del país tienen con la 4T. Pero Yucatán ha sabido traer inversión gracias (imaginamos) a un trato respetuoso y con voluntad de cooperar.

Este es el motivo por el cual Mauricio Vila no se pelea ni se va de frente contra el Gobierno federal… Bien jugado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *