El agravamiento de la pandemia acorrala al presidente de Brasil

Brasil superó los 2,000 muertos diarios de covid-19 por primera vez desde el comienzo de la pandemia, mientras su presidente, Jair Bolsonaro, intenta paliar el desgaste provocado por su negacionanismo, objeto de mordaces críticas de su rival político, Luiz Inácio Lula da Siva.

Desde hace dos semanas Brasil suma un récord tras otro de víctimas por el coronavirus, una trágica marca que confirma al país como el epicentro mundial de la pandemia un año después de que fuera decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El país sumó el miércoles 2,286 víctimas mortales en 24 horas, primera vez que supera las 2,000 desde el 12 de marzo de 2020, fecha en la que se registró el primer deceso en Brasil, y los científicos coinciden en que todavía no ha sido alcanzado el pico de la curva de una segunda ola más letal que la primera.

El grave recrudecimiento de la crisis sanitaria y el lento proceso de vacunación han comenzado a pasar factura al líder de la negacionista ultraderecha brasileña en momentos en los que varios estados del país ya han entrado en colapso sanitario.

Bolsonaro ha desdeñado en innumerables ocasiones la gravedad de la pandemia: ha tildado al coronavirus de gripecita, ha declarado que las mascarillas “son cosa de maricas” y criticado con rigor a los Gobiernos regionales que han adoptado medidas para restringir el tránsito de personas y todas las actividades productivas, a las que se opone por el efecto que tienen sobre la economía.

El capitán de la reserva del Ejército, de 65 años, también llegó a poner en duda la eficacia de las vacunas contra el covid.

Texto y foto: Efe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *