El camino que recorremos

Mary Carmen Rosado Mota
@mary_rosmot
latribunaesnuestra@gmail.com

La anterior semana fue muy especial y me reafirmó que el viaje que cada persona decidimos emprender conduce nuestras acciones diarias o al menos, así debería de ser. Nunca debemos olvidar de dónde venimos, cuáles son esos sitios donde ya hemos estado y todos los aprendizajes que dejaron en nuestro ser.

Desde el miércoles pasado vivimos la semana de aniversario de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY. Además de ser una celebración importante porque se trató de su aniversario número 50, también la arropé de forma personal por tratarse de la casa de estudios donde me formé y aprendí a amar la comunicación y el deporte.

En este marco de festejos tuve la oportunidad de ser partícipe de dos eventos; primero acompañando a estudiantes y egresadas de la licenciatura en comunicación social en el cual expusieron sus temas de investigación donde se vinculan con la práctica deportiva abordada por mujeres.

El viernes también participamos en una mesa panel virtual explorando las diversas formas de representación que tienen las mujeres deportistas en el cine, conversando e intentando despertar la reflexión sobre estereotipos que hace mucho tiempo debieron dejarse de lado en lo que respecta a las atletas y la manera en que las concebimos.

Pero adicional a esta semana de aniversario, también fui invitada a la jornada “Deporte sin violencia de género” organizada por el movimiento Experi-men-tando, como un espacio para abrir la discusión, el debate y las reflexiones para generar un cambio entorno a las diferentes formas en que la violencia se presenta dentro del deporte.

Qué dicha poder compartir un conversatorio virtual con mujeres talentosas que desde sus diferentes áreas han crecido bastante en el mundo del deporte, conocer sus preocupaciones, lo que aún tiene que trabajarse para mejorar, pero sobre todo, las acciones que se plantean en este intercambio de vivencias.

La realidad es que para la gran mayoría de las mujeres las experiencias son similares, aventurarse a estar en el deporte sea como atleta, entrenadora, fotógrafa o en alguna profesión que se vincule conlleva aceptar que habrán más dificultades y retos por superar. Por ello, es enriquecedor cuando escuchamos de la voz de otras mujeres lo que han vivido y generar esa empatía entre nosotras.

Todavía falta camino por avanzar, pero como dije, cuando hemos elegido el viaje, el camino que recorremos se va haciendo más llevadero, principalmente aquel camino que recorremos acompañando a otras mujeres.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *