El curioso incidente del perro a medianoche

Por Didier Ucán

El autismo y el síndrome de asperger son condiciones cada vez más visibles en el mundo, los reflectores nos ponen cada vez más en el centro a personas que viven con estas condiciones. Algunos en formato audiovisual como Atypical y otros como es el caso de este escrito en formato de libros.

“El curioso incidente del perro a media noche” es una historia de un chico llamado Christopher, un joven de 15 años que es diferente a mí y muy seguramente a ti. Entre las peculiaridades de este chico destacan las largas charlas que tiene consigo mismo, enlista las cosas que le gustan y las que no.

Se sabe todas las capitales del mundo y los números primos hasta el 7507.

No le gusta que las personas lo toquen, hablar con desconocidos o que le miren fijamente. Por el contrario, le agradan más los perros; esos animalitos no hablan, sus estados de ánimo son bastante diferenciados y no dicen mentiras. Es por eso que cuando el perro de su vecina aparece asesinado en el jardín de su casa Christopher decide esclarecer el asesinato como si se tratase de un personaje de sus novelas favoritas, las policiacas.

Su pretensión como historia no es más que la de divertir, y su desarrollo del personaje es magistral. Christopher tiene Asperger, y el tono excéntrico del personaje se convierte en una descripción bastante respetuosa y empática de qué es vivir con esta condición.

Mark Haddon, el autor de este libro, nos adentra con maestría a la mente de Christopher, entendemos cada vez mejor sus motivaciones como persona y sus sentimientos. Empatizamos con él porque vemos el mundo desde su perspectiva, entendemos por qué no entiende cómo funcionan algunas cosas en el mundo. El caso de asesinato se convierte en el vehículo para explorar los pensamientos de este chico que termina por divertirnos y hacernos reflexionar, y su texto, fácil de leer, hace que sea una lectura recomendable para jóvenes que quieren iniciarse en este mundo.

La inmersión que logra Haddon está en los pequeños detalles de la obra, dibujos hechos por Christopher y pequeños detalles en el texto que nos permiten comprender más acerca de su percepción de lenguaje; la historia es contada en primera persona por el mismo Christopher, por lo que numerar los capítulos con números primos es un plus que no solo nos hace parte de la historia, sino que hace gala de su originalidad para contarla y manifestarla en el texto.

Un libro que desborda empatía y que si eres un estudiante de psicología seguramente te gustará tener.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: