El papa y cristianos del mundo oran por el fin de la pandemia

El papa Francisco y cristianos de todo el mundo rezaron ayer la oración del “Padre nuestro” para pedir a Dios que detenga la pandemia del coronavirus que ha infectado ha casi medio millón de personas, alterado un sinnúmero de vidas y cerrado iglesias y otros recintos públicos.
El Santo Padre invitó el domingo a todos los líderes y a cada cristiano a levantar una plegaria con la oración del “Padre nuestro” al mediodía del miércoles en Italia.

“En este momento queremos implorar misericordia (de Dios) para la humanidad duramente golpeada por la pandemia del coronavirus. Y lo hacemos juntos, cristianos de todas las Iglesias y comunidades, de cada tradición, de todas las edades, lenguas y naciones”, dijo.

En una introducción al “Padre Nuestro”, dijo que la oración también era por “los enfermos y sus familias; por los trabajadores de la salud y los que los ayudan; por las autoridades, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los voluntarios; por los ministros (religiosos) de nuestras comunidades”.

Hay cerca de 2 mil 300 millones de cristianos en el mundo, de los cuales mil 300 son católicos apostólicos romanos.

El Sumo Pontífice, de 83 años, rezó desde El Vaticano, donde se ha mantenido aislado durante las últimas semanas como precaución, luego de que Italia impuso medidas estrictas para frenar el que se ha convertido el peor brote de la enfermedad en el mundo.

El Papa ha estado realizando sus audiencias generales y bendiciones del domingo a través del Internet y la televisión desde la biblioteca papal oficial, en lugar de hacerlo ante una multitud de decenas de miles de personas en la Plaza San Pedro. Por otro lado, la Iglesia católica decidió conceder el viernes, bajo ciertas condiciones, “la indulgencia plenaria” o perdón de todos los pecados a los creyentes afectados por la pandemia del coronavirus y a quienes les cuidan.

Según un Decreto de la Pentenciaria Apostólica publicado por el Vaticano, el perdón abarca también a los profesionales de la salud y los familiares que cuidan a los enfermos del nuevo coronavirus y que se exponen así al riesgo de contagio. También a las personas que rezan lo suficiente por los pacientes y el fin de la pandemia.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *