El torero y el balón…

El niño estaba enfermo. Deseaba volver a montar a caballo, jugar fuera con los amigos, andar en bicicleta. Pero aquel contratiempo le mantenía postrado en una cama de hospital. Soñando con su mejoría, con las clases de violín, con las tardes en el campo…

El torero fue a visitarle a la clínica. Le regaló un balón, a los dos les encantaba el fútbol. El pequeño se quedómaravillado. Un detallazo! Y aquella tarde los doctores consignaron un gran avance en su proceso. Pronto se recuperaría. El torero le dejó también una foto firmada…

Se llamaba Sergio Flores! Puro México, puro arte y pura educación.

Dedicado a Sergio Flores
Dedicado a los niños
Dedicado a Luisito, con todo cariño

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *