Enriqueta, la primera

Mary Carmen Rosado Mota
@mary_rosmot
latribunaesnuestra@gmail.com

Este no debería ser un lunes cualquiera, según el calendario hoy tendríamos que estar hablando de los resultados del primer fin de semana de Tokio 2020 y sobretodo, de los momentos que nos dejó la ceremonia inaugural. Sin embargo, sabemos que por ahora deberemos esperar un año más para poder vivirlo.

Así que entrada en la fiebre “pre” olímpica, hoy quiero hablarles de una deportista mexicana que pasó a la historia justamente en una ceremonia inaugural. Enriqueta Basilio nació en Mexicali en 1948, rápidamente encontró su pasión en el atletismo y en su prueba favorita, los 80 metros con vallas, de la cual se convirtió en campeona nacional.

Fue en 1968, cuando “Queta” tenía 20 años y formaba parte de la delegación mexicana que le sería asignada la mayor honra para un atleta olímpico: encender el pebetero en una ceremonia inaugural. Si bien mujeres deportistas ya habían formado parte de los relevos del fuego olímpico en anteriores ediciones, nunca una mujer había sido la última en sostener la antorcha.

Después de pasar por la mano de más de 2,700 deportistas de todo el mundo, el fuego llegó desde Grecia hasta el estadio de Ciudad Universitaria el 12 de octubre de la mano de una Enriqueta que entró orgullosa al estadio, portando una playera y short blancos le dio la vuelta a toda la pista para enfilarse a subir los 90 escalones que la llevarían hasta el pebetero. Una vez en la cima, los ojos de todo el mundo se enfocaron por primera vez en una mujer en el momento más importante del olimpismo.

De la vida de Enriqueta Basilio conocemos poco, quizá porque en nuestro país padecemos del mal de perderle fácilmente la pista a nuestros deportistas. Lo que sí sabemos es que Queta tuvo la oportunidad de repetir su hazaña en dos momentos especiales. Fue relevo de la antorcha olímpica en su paso por México en el 2004 y hace un par de años en el 2018 encendió nuevamente, 50 años después, el pebetero de CU para celebrar el maratón de la Ciudad de México, este último ya con las secuelas del Parkinson.

Lamentablemente la deportista falleció en octubre del 2019; pero no hay duda que su nombre debe ser recordado y sobretodo, reconocido, como ejemplo, como inspiración, como enseñanza, para todas aquellas niñas y jóvenes que sepan que hay mujeres mexicanas que marcaron un antes y un después en la historia.

Gracias Queta, por ser la primera, por aquel día en el que seguro tu corazón latió con fuerza escalón tras escalón para decirle al mundo entero, que las mujeres también son parte esencial del deporte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *