Es hora de que el PRI dé paso a gente joven, afirma analista

Politólogos consideran que ese partido requiere una renovación de la dirigencia; el efecto Morena es visto por los yucatecos como contrapeso del PAN, posición que antes ostentaba el tricolor

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) sufrió por segunda elección consecutiva una debacle electoral, pues perdió su mayoría en el Congreso del Estado y, para rematar, no ganó ni una diputación por mayoría.

Ante ese panorama muchos se están preguntando: ¿Qué pasó?

Diversos cibernautas han expresado en redes sociales diversos comentarios en los que tratan de explicar qué le está pasando al otrora poderoso tricolor.

Luis Acereto Suaste, analista político y exfuncionario tricolor, señaló que urge una renovación en la dirigencia y que lleguen a esos cargos jóvenes que materialicen el cambio de rostro al partido, pues de no ser así pueden perder el registro en las próximas elecciones.

—La ambición de los priístas en Yucatán debe ser más grande que un cambio generacional, o de dirigencia estatal o de estrategia electoral. El anhelo debe ser mucho mayor: un cambio de ideas y un cambio de actitud que haga que el PRI represente lo que está obligado a representar —escribió Luis Acereto en sus redes sociales, lo que generó muchos comentarios a favor.

Sobre el mismo tema, el analista político José Heriberto Villegas Reyes consideró que la debacle del PRI en Yucatán se puede leer de manera multifactorial, y citó algunos argumentos:

—El desgaste del PRI como marca electoral, desgaste que arrastra desde hace varios años, lo que se suma a una incapacidad para renovar su imagen de cara a la ciudadanía. De entrada, el PRI inició las campañas con una percepción negativa de los ciudadanos que le cobró factura —dijo.

Sin embargo, el principal motivo de la derrota priista fue el “efecto Morena”, pues los electores que no comulgan con la ideología panista, veían anteriormente en el PRI una alternativa para generar contrapesos políticos en el estado, Yucatán se caracterizó muchos años por una tendencia al bipartidismo, con alternancia entre PAN y PRI en varios cargos importantes de elección popular, lo que ahora no pasó.

—Con la presencia y el crecimiento de Morena como fuerza política en Yucatán, los electores ven ahora otra opción en el escenario político. Si bien es cierto que el PAN fue el gran ganador de la contienda electoral del 6 de junio, Morena ha empezado a jugar un rol importante en detrimento del PRI, que no ha sabido renovarse internamente ni de cara a la ciudadanía —recalcó.

En ese sentido, el PRI parece que aún no ha hecho un control de daños y un ejercicio de autorreflexión al interior del partido.

—Desde la selección de candidatos, se optó por arreglos de cúpulas al interior del partido, alegremente se repartieron candidaturas a perfiles que ya tenían cierto desgaste en su imagen. Parece ser que la ciudadanía castigó que se presentarán figuras que han sido cuestionadas previamente, pero que gozan de simpatía en las cúpulas del partido, se eligieron candidatos en función de las lógicas internas del partido y del equilibrio de poderes interno y se dejó en segundo lugar la posibilidad de una renovación real de cuadros al interior del partido —detalló.

Para revertir esa realidad, comentó Villegas Reyes, el PRI tiene que hacer un ejercicio de democratización interna, una apertura real a la sociedad.

—Lo complejo es que parte de la cultura priista es el uso corporativo de los espacios electorales, la lógica vertical en la selección de candidatos; entonces, de cierta manera el PRI tiene que superarse a sí mismo, renovarse internamente —evaluó.

Texto: Esteban Cruz

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *