Este año es más duro, la crisis pesa: Papa

El pontífice argentino asegura que la gente afronta el segundo año de pandemia más cansada y más acuciada por la crisis económica, en comparación con un primer año marcado por la conmoción

La gente afronta el segundo año de pandemia más cansada y más acuciada por la crisis económica, en comparación con un primer año marcado por la conmoción, según dijo el domingo el papa Francisco, que celebró por segunda vez la misa del Domingo de Ramos sin la habitual multitud.

Francisco suele liderar una procesión del Domingo de Ramos por la Plaza de San Pedro ante decenas de miles de fieles que sostienen ramas de olivo y palmas trenzadas, antes de celebrar una misa al aire libre.

Sin embargo, este año la misa se celebró en el interior de la Basílica de San Pedro, como la pasada primavera. Eso fue semanas después de que la pandemia del covid-19 estallara en Italia, el primer país occidental golpeado por el virus.

Las medidas de seguridad asociadas a la pandemia y las restricciones a los desplazamientos del gobierno de Italia, que combate un repunte de contagios, mantuvieron alejada a la muchedumbre habitual de turistas y peregrinos.

“Por segunda vez la vivimos (la Semana Santa) en el contexto de la pandemia”, dijo Francisco ante unas 120 personas, incluidas monjas y unas pocas familias o parejas, sentadas por separado en los bancos.

“El año pasado estábamos más conmocionados. Este año es más duro para nosotros. Y la crisis económica pesa”.

Como las personas que ocupaban los bancos, los participantes en la procesión de 30 cardinales con ropas rojas llevaban cubrebocas.

Pero Francisco, que llevaba una palma trenzada, no usó.

Se le vio cojear visiblemente y al menos una vez recibió ayuda de un asistente para subir escaleras.

Francisco sufre de ciática desde hace mucho tiempo y tuvo una dolencia hace poco de ese problema de salud, que puede causar dolores de espalda y piernas.

En medio del sufrimiento que provoca la pandemia, dijo Francisco, “vemos los rostros de tantos hermanos y hermanas en dificultades”.

“No pasemos de largo, dejemos que nuestros corazones se conmuevan con compasión, y acerquémonos”, dijo.

Francisco ha dedicado buena parte de su papado a llamar la atención hacia los marginados, como los sin techo, los pobres y los migrantes.

América Latina vive ceremonias de forma virtual

Por segundo año consecutivo y por el rebrote o nuevas olas de contagios del covid-19, las cúpulas católicas de América Latina y el Caribe aceptaron volver a suspender o limitar las procesiones y restantes actividades públicas de la Semana Santa para contener la difusión del virus, aunque promovieron reforzar la unión espiritual sin importar el aislamiento físico.

Para prevenir desconectarse totalmente de la feligresía, las autoridades eclesiásticas católicas recurrirán en la mayoría de países a las transmisiones televisivas y por medios electrónicos o digitales de las ceremonias que comenzaron a desarrollarse desde ayer, Domingo de Ramos, y hasta el Domingo de Resurrección y con los días cruciales intermedios de jueves, viernes y sábado de la Pascua.

La Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesucristo, triduo pascual estelar de intensa actividad litúrgica en la Iglesia Católica y las variadas confesiones cristianas, se harán con las comunidades sometidas a protocolos de bioseguridad.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *