EU arranca vacunación contra el covid-19

La esperanzadora campaña inicia cuando Washington ha superado los 300 mil muertos por coronavirus

La esperanzadora campaña de vacunación contra el covid-19 arrancó ayer en Estados Unidos con el objetivo de que todos los ciudadanos que lo deseen puedan estar inmunizados para mediados de 2021, pero con la amargura de conocer que la cifra de muertos por la pandemia ha superado ya los 300,000.

Desde Nueva York, en la costa este, hasta Los Ángeles, en el extremo oeste, un total de 2.9 millones de dosis han empezado a llegar a 145 puntos en diferentes partes del país, mientras que se espera que hoy lleguen a otros 425 y el miércoles, a otros 66, en un proceso que continuará a lo largo de semanas, anunció el secretario del Departamento de Sanidad de EE.UU, Alex Azar, en una rueda de prensa.

Todas las dosis han sido provistas por la farmacéutica Pfizer y su socio alemán BioNtech, cuya vacuna fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) el pasado viernes. Hasta el momento, Pfizer ha acordado con EE.UU. el suministro de 100 millones de dosis de su suero, a cambio de 1,950 millones de dólares, y está negociando otros cien millones para el año que viene.

“En espera de la autorización exitosa de otras opciones de vacunas, ya tenemos suficientes vacunas compradas para garantizar que podamos cumplir con nuestro objetivo de vacunar a todos los estadounidenses que lo deseen para finales del segundo trimestre de 2021”, dijo Azar, que cuenta con que los sueros que desarrollan las farmacéuticas Moderna, Johnson & Johnson y AstraZeneca sean aprobados en los próximos tres meses.

EL ROSTRO DE LA CAMPAÑA

Sandra Lindsay, la enfermera jefa del servicio de cuidados intensivos del hospital Jewish Medical Center fue la elegida por las autoridades de Nueva York para ponerle cara al comienzo de la campaña de inmunización, convirtiéndose, además, en la primera persona en ser vacunada en todo el país.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomendaron vacunar en un primer momento a los sanitarios y quienes trabajen o vivan en instalaciones dedicadas al cuidado médico a largo plazo, como las residencias de ancianos o los centros para personas con discapacidad.

Trabajadora de primera línea, mujer, afroamericana y en el barrio de Queens: la elección de Lindsay da visibilidad a algunos de los sectores y comunidades más castigadas de la sociedad y quienes más han sufrido la pandemia.

Los trabajadores de primera línea, por su continua exposición al virus, y las mujeres, porque han visto cómo aumentaba la violencia machista. La minoría afroamericana, porque como otras minorías, como la latina, ha sufrido un mayor impacto de la enfermedad y de la crisis económica como consecuencia de su marginación histórica; y el barrio de Queens, porque como distrito popular, obrero y emigrante ha sido uno de los más golpeados en Nueva York, que con 35,000 fallecidos, ostenta el desalentador récord de defunciones de Estados Unidos.

A las 9:23 de la mañana Lindsay era inoculada con la primera de las dos dosis en una teleconferencia en directo con el gobernador de NY, Andrew Cuomo, quien, tras afirmar que se trataba de la primera estadounidense en ser inyectada con el suero, aseguró que la vacuna es el arma que pondrá fin a la pandemia. “Es el principio del último capítulo del libro, ahora solo tenemos que hacerlo”, subrayó.

A diferencia de otros responsables políticos, pero como suele ser habitual en él, el presidente de EUA, Donald Trump, eligió Twitter para anunciar que las primeras inyecciones cargadas con el suero habían sido administradas.

“Las primeras vacunas han sido administradas. ¡Felicidades EE.UU.! ¡Felicidades al mundo!”, manifestó Trump en Twitter.

Texto y foto: Efe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *