Histórica tormenta azota el oeste de EUA

La nevada ha provocado el cierre de carreteras y aeropuertos y afectado a unos 30 millones de personas en Estados Unidos

Una tormenta invernal calificada de “histórica” por la cantidad de nieve que está dejando azotó ayer domingo a los estados de las Montañas Rocosas y del norte de las grandes praderas, provocando cierres de carreteras y aeropuertos y afectando a unos 30 millones de personas en Estados Unidos.

En Colorado y en Wyoming, los dos estados que sufren el mayor impacto de la nevada, se esperan unos 25 centímetros de nieve acumulados al final del día en zonas urbanas y el doble en las áreas cercanas a las montañas, con la posibilidad de una marca sin precedentes de 65 centímetros en Cheyenne, en Wyoming.

A medida que corran las horas, el sistema de baja presión proveniente del oeste seguirá chocando al este de las Montañas Rocosas con el sistema de alta presión y aire húmedo proveniente del sur (Golfo de México), por lo que la tormenta “se intensificará y expandirá”, indicó en un comunicado el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, en inglés).

Por eso, mientras que en Colorado, Wyoming, Nebraska y Dakota del Sur “se acumulará nieve pesada y aumentarán los vientos”, en el este de Colorado y de Nebraska, y en sectores de Kansas y de Oklahoma entre otras áreas, podrían verse tormentas eléctricas, granizadas y tornados, dos de los cuales ya ocurrieron el sábado en Texas.

Colorado y Wyoming cerraron la carretera Interestatal 25 (que atraviesa esos estados de norte a sur), así como la Interestatal 70 (Colorado) y las interestatales 80 y 90 (Wyoming), que se orientan de este a oeste.

Durante el día habrá reaperturas temporales en ciertos sectores de la carretera para evitar que automovilistas queden varados en esas rutas.

A la vez, el Aeropuerto Internacional de Denver, la mayor terminal aérea de la región, canceló unos 2,000 vuelos, no por las dificultades para continuar con las operaciones (el aeropuerto está preparado para responder a estas tormentas), sino por las dificultades del personal (incluyendo pilotos) para llegar al lugar.

Aunque hasta el momento no se ha tenido que lamentar ningún fallecido, se espera que la tormenta cause enormes pérdidas por muerte de ganado en Wyoming, y que destruya cosechas enteras en el este de Colorado y en sectores de Kansas y de Nebraska.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *