Home office, nueva normalidad laboral después del coronavirus

Tras la emergencia sanitaria, expertos ven ventajas de conservar este método de trabajo; resaltan eficiencia de procesos en compañías y mejoras en calidad de vida de los empleados.

El trabajo remoto se ha implantado como una necesidad en México y el mundo durante la contingencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, ha puesto a prueba los mitos sobre el descontrol de trabajar fuera de la oficina y ha hecho brillar algunas ventajas, como la productividad. Si bien, fue un cambio implantado por emergencia en muchas empresas —de todos los giros y tamaños— la prueba apunta a crear una nueva normalidad post pandemia.

En México, el también llamado home office ya había sido considerado en la Ley Federal del Trabajo, a mediados de 2019 se realizaron cambios sustanciales en los que, si bien no es una obligación laboral, abre la ventana a mejorar la calidad de vida del trabajador, la productividad y el rendimiento. El pasado 19 de junio los senadores aprobaron esta nueva prestación laboral, modificando el artículo 311.

¿Cuántas ventajas tiene trabajar a distancia?

Richard Poore, director regional de ventas de DWS, empresa dedicada a la implementación de teletrabajo, resaltó tres: la calidad de vida de los empleados, la eficiencia de procesos de las empresas y la contribución al medio ambiente.

“Este camino que veníamos transitando y que las compañías venían lentamente adaptando se vieron forzadas a hacerlo de golpe”, contó a Economía Hoy. “Las compañías están entendiendo que está apareciendo lo que se va a llamar la nueva normalidad (new normality), nada será como era antes del covid-19, hay muchas cosas que van a cambiar.”

Esto no fue una emergencia de un fin de semana, una semana o dos semanas. “Comienza a ser una modalidad de trabajo”, agregó Poore.

De acuerdo con datos de DWS/Serban, 40% de los trabajadores considera el teletrabajo como un equilibrio entre la vida personal y laboral, este ha incrementado 30% la productividad de los colaboradores de manera individual y 10% de manera colaborativa.

La adopción del home office depende de la complejidad del negocio, la cantidad de empleados y el estado en que está la empresa respecto a la tecnología digital. El directivo de DWS explicó que hay tres tipos de compañías, “aquellas que venían viendo esto y abrazando el futuro del trabajo y tomando la delantera y ya estaban en plena implementación; aquellos que entienden del tema, lo estaban estudiando, pero no lo habían hecho aún; y aquellas que no le dieron el mayor interés, dijeron que es muy futurista, no es para nosotros, seguimos trabajando al viejo estilo”.

BEDU, una startup de educación que emplea un método blended (mezcla de en línea y presencial), retrata cómo una empresa puede trasladar rápidamente sus operaciones a la economía digital. Jandir Matos, su director de finanzas, contó a Economía Hoy que en menos de una semana estaban trasladando sus operaciones en aulas a clases en tiempo real en Zoom.

“Tuvimos que hacer uso de muchas herramientas tecnológicas, entrenamiento de nuestros expertos, comunicación con nuestros alumnos y todo desde una forma remota”, compartió el directivo, quien destacó un proceso fluido a pesar de las complicaciones tecnológicas comunes. “La videollamada no funcionaba”.

“Afortunadamente, pudimos llegar a nuevos alumnos que física o geográficamente no habríamos podido. Si estamos centrados en México, Guadalajara y Monterrey, pues pudimos atender alumnos de otros estados de la República, incluso hasta de otros países, porque ya se pueden conectar vía remota y esa es una de las oportunidades que se han presentado para nosotros”, comenta Matos.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *