Honran a miembros de la comunidad libanesa

En el marco de la Conmemoración del Aniversario número 77 de la Independencia del Líbano, se entregan el Premio Cedros 2020, la medalla Orgullo Libanés y el reconocimiento Legado Libanés

Muy emotiva resultó la ceremonia de Conmemoración del Aniversario número 77 de la Independencia del Líbano, marco en el que el empresario Habib Becil Dájer recibió el Premio Cedros 2020; mientras que la señora María del Rosario Alam Harb de Gené fue reconocida con la medalla Orgullo Libanés, por su labor altruista a favor de la Cruz Roja Mexicana.

En el evento celebrado la noche del jueves en el Salón Beirut del Club Libanés de Mérida, la señora Leydi Dogre Cuevas de Rukos y sus hijos Mónica y Eduardo recibieron el reconocimiento Legado Libanés, que la comunidad entregó en memoria del Dr. Eduardo Rukos Manzur, por su gran contribución a la ingeniería y sus trabajos de investigación en materia tecnológica, que lo llevaron a ser parte importante en el desarrollo del diseño de plantas generadoras de energía tanto a partir de combustibles fósiles como de la planta nucleoeléctrica Laguna Verde.

Con respecto al ganador del Premio Cedros, Habib Becil Dájer, es importante recordar que en 1990 fundó las convenciones de jóvenes de ascendencia libanesa que derivó en la Asociación de Jóvenes Mexicanos de Ascendencia Libanesa, la cual actualmente preside su hija Samia Becil, quien también estuvo en la mesa de honor junto con distinguidas personalidades como el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Alberto Abraham Xacur.

En su mensaje, Becil Dájer agradeció a la comunidad libanesa por el reconocimiento, el cual dedicó a sus padres, pues siempre siguió su ejemplo, y también compartió este logro con su esposa Linda, en quien en todo momento ha encontrado apoyo.

En su turno, el cónsul honorario del Líbano en Mérida, Ricardo Elías Dájer Nahum, destacó que de esta manera se honra a tres miembros de la comunidad libanesa en Yucatán, que son considerados símbolo, referente y ejemplo a seguir en estos momentos difíciles en los que la pandemia está obligando a modificar el estilo de vida y la situación económica a nivel mundial.

Por ello, expresó su beneplácito porque no se suspendió este magno evento que se llevó a cabo con todas las medidas y restricciones sanitarias y en un formato diferente, en el que se limitó el aforo al salón Beirut.

A pesar de esta situación, el entusiasmo de los asistentes no se perdió y la ceremonia comenzó con la presentación de la cantante María Medina, quien arrancó los primeros aplausos de los asistentes, que después recordaron con mucho sentimiento a los integrantes de la comunidad que fallecieron a lo largo de este 2020.

En su intervención, el presidente del Club Libanés de Mérida, Sergio Asís Abraham Rodríguez, destacó que este ha sido un año especialmente complejo en todos los sentidos, pero que una vez más la comunidad ha demostrado su resiliencia y fortaleza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *