IMSS ofrece tratamiento psicológico a infantes que padecen autismo

El Instituto también brinda tratamiento farmacológico para los niños y niñas con este padecimiento, para favorecer la adaptación a su entorno

Hemos escuchado ya varias voces, desde el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hasta el gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, y líderes empresariales, que nos han dicho que es hora de adaptarse la nueva realidad.

Que hay que aprender a vivir con el virus del COVID-19, pues llegó para quedarse, tal como el dengue, el zika, chikungunya y otros males endémicos en la Península de Yucatán.

Es decir, todos nos debemos adaptar. Pero, ¿qué sucede si tienes un hijo o familiar autista?

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece tratamiento psicológico a niños con autismo, a través de estímulos-reacciones, acciones y respuestas que permitan al menor adaptarse a su entorno social y que logren su autonomía lo más normal posible para integrarse al mundo, incluido ahora con el coronavirus.

En un comunicado, el doctor Miguel Ángel Jiménez Sanjuan, jefe del Servicio de Higiene Mental de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza, señaló que es recomendable tratar este trastorno alrededor de los 18 meses de edad, en cuanto los padres se den cuenta que el menor no los voltea a ver o no responde cuando lo llaman.

Si se detecta algún comportamiento raro desde los dos años de edad, es vital acudir con el pediatra para que le realice una prueba de detección temprana, lo importante es darle tratamiento al menor, dijo Jiménez Sanjuan.

Si se detecta de manera oportuna, los resultados son mejores. Este trastorno predomina más en niños que en niñas, de cada cuatro hombres una pequeña es autista. Su origen es desconocido, se cree que puede ser adquirido genéticamente o está asociado a alguna lesión.

El especialista comentó que otro tratamiento que ofrece el IMSS para este padecimiento es el farmacológico, el cual es de por vida, “se usan neuro epilépticos y moduladores corticales que actúan como neurotransmisores del funcionamiento neuronal, lo que va a permitir al menor tener contacto y desarrollar el lenguaje”.

Texto y foto: Esteban Cruz Obando

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *