Informe sin exhibicionismo

Claroscuro

 

 

La discreción es una virtud que no tienen todos los políticos. Exhibirse y justificarse podría ser la más común de las trilladas actitudes que todos asumen al auto promoverse y tratar de hacer aceptable lo que no lo es.

A Rolando Zapata hay que darle las gracias de que sus informes, hasta ahora, han sido así: un acto para exponer lo realizado y bosquejar lo que falta en su gestión ya a medio camino. Que le faltó más rendición de cuenta y transparencia, dice la oposición, que tiene que dar más números…

A nadie nos interesa escuchar la historia personal de ningún político, ese no es tema de discusión ni de justificación porque se dirimió en la campaña y ya se había aceptado quien gobernaría la entidad.

Tampoco se le contrató para administrar a Yucatán en las redes sociales y menos con fotos de su familia inundando todos los espacios. Por ser discreto y callado, debemos darle las gracias a Rolando Zapata luego de haber padecido la verborrea de justificaciones y triunfos falsos o de pleitos sin sentido.

Discutiendo con un amigo, me decía que al gobernador no se le ve, que se muestra poco y, por ello, le decía que es mejor un tipo así que su antecesora. Quizá el contraste sea lo que favorezca al actual gobernador, pero también los resultados y la claridad del camino por recorrer.

Debo aceptar que hay algo que debo agradecerle a su antecesora: el Parque Científico de Yucatán que, por fortuna, Rolando ha continuado apoyando con una visión que hacía mucha falta. Definir que la vocación de Yucatán será la tecnología y las empresas de ese ramo, significó también que se alineara la educación a ese rubro y que se haya creado hasta una secretaria para hacerse cargo del reto. Vaya que es una apuesta seria, inteligente y con futuro.

Tener claro cuál será el camino a transitar, cómo y con quiénes se debe de hacer es no sólo prioritario sino inteligente y si se pretende industrializar Yucatán y promover el uso de tecnologías de la información y la generación de empleos, pues que mejor que tener a la gente suficiente y preparada para ello.

El Parque Científico y Tecnológico de Yucatán no sólo es piedra angular del desarrollo sino también un detonante para nuevas estrategias de crecimiento basados en la investigación y el desarrollo de nuevos productos y nuevas tecnologías médicas, marítimas, herbales y de diseño de productos alimenticios, de salud, bioenergéticos y de rescate de flora endémica.

La llegada del Grupo Modelo y de las empresas que le venderán empaque y embalaje y las demás que habrán de instalarse en el Poniente ofrecen crear un nuevo polo de desarrollo que generará empleo y elevará el nivel de vida de esa región. Lo mismo sucederá con las del sector automotriz y las navieras.

Apostémosle a que Yucatán siga creciendo, pero preparémonos porque al entrar a este dinamismo veremos que llegue gente de todos lados, algunos a prosperar y otros que también querrán llevársela fácil vía delincuencia y, para eso, la seguridad deberá de reforzarse, de consolidarse porque, hay que admitirlo, hemos visto asaltos con mano armada, con una violencia que antes no era común.

Sin embargo, apostémosle a que lo mejor será lo que prevalezca.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *