Invierte inteligentemente en el pib en estas fechas

Si tu familia es de hasta cuatro personas, lo mejor es comprarlo hecho, pero si es numerosa, te saldrá más barato elaborar tu mucbilpollo

Una de las fechas más esperadas del año en Yucatán es, sin duda, el festejo del Día de Muertos, pues los “pibes” saben mejor en estas fechas. Pero, ¿qué es mejor, comprarlos o hacerlos en casa?

En este espacio normalmente hablamos de las recomendaciones de expertos en finanzas o inversiones para hacer “crecer el dinero”, pero hoy vamos a jugar con el gusto por los tradicionales mucbilpollos, pues no hay una sola casa, tenga el estado económico que tenga, que no consuma el tradicional platillo en el marco de los festejos a los que “se nos adelantaron”.

De hecho, invertir en un buen pib es también una buena recomendación a nuestros lectores.

Pero, ¿qué son los pibes? Se preguntarán algunos lectores que no sean nativos de Yucatán.

“Mukbil Pollo, mukbi pollo o pib es el nombre en idioma maya yucateco de un guiso preparado a partir de masa de maíz, grasa (manteca) de cerdo, pollo y diversos condimentos, formando una especie de tamal grande, envuelto en hojas de plátano y cocido lentamente bajo la tierra a la usanza maya”, se describe en las páginas web.

También entierran en el horno subterráneo calabazas grandes, de preferencia la dzol, jícamas, camotes, mazorcas de maíz tierno (pibinales), y unas tortas de masa y frijoles llamadas pibil-x’pelón.

La palabra pib es de origen maya y significa horno, es una técnica de origen prehispánico que se aplica a los alimentos cocinados en ese horno que se realiza bajo tierra, por lo que la palabra también define a un producto “horneado en”, en este caso bajo la tierra.

Ahora bien, el consumo del pib es una parte de las celebraciones a los fieles difuntos, quizás la más sabrosa y la más conocida por propios y extraños.

Con la llegada de estas fechas comienza también el dilema de las familias: si invierten en guisar sus propios pibes o los compran hechos.

Para tomar la decisión debes tener en cuenta lo siguiente: la experiencia de algún integrante de la familia para hacer el guiso y el número de integrantes de la misma.

Por ejemplo, si tu familia es de hasta cuatro miembros lo mejor es comprarlo hecho y no invertir en tiempo y esfuerzo. Para ello, basta revisar las redes sociales y hay miles de ofertas en precios, dependiendo de los complementos, desde 250 a 500, 700 o mil pesos.

Ahora bien, si la familia es numerosa lo mejor es guisar tu propio pib, ya que al final la inversión en los ingredientes siempre será menor que si compras tres o cuatro “latas” del sabroso platillo yucateco.

Texto y fotos: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *