La medicina se viste de tecnología

Un traje tecnológico equipado con sensores que registran  el movimiento de la persona que lo lleva puesto y lo muestra en el mismo momento en una imagen tridimensional y dinámica en la pantalla de un ordenador se usará en diversos campos de la salud.

Los creadores de Gollum en la película “El Señor de los Anillos” consiguieron que este personaje de ficción se moviera como una persona de carne y hueso, al incorporarle los gestos y movimientos reales de un humano, capturados por un traje con sensores y visualizados en 3D en un monitor informático.

Esta tecnología digital llamada ‘mocap’ (motion capture) y que dota a los monstruos o héroes fantásticos de la capacidad de moverse en las historias de la gran pantalla como seres humanos, solo estaba al alcance de las grandes productoras de cine o de la industria de los videojuegos, pero se está volviendo cada vez más económica, a la vez que diversifica sus usos.

La firma Chordata Motion (https://chordata.cc) ha puesto ahora esta tecnología pionera al alcance de usuarios y empresas que necesitan una solución accesible para una amplia variedad de usos, como el deportivo, o la investigación científica y la rehabilitación médica. 

Esta empresa apoyada por la Universitat Oberta de Cataluña (UOC) en Barcelona (España), ha desarrollado un traje similar a una malla de danza entera que cubre todo su cuerpo, complementada con unos guantes y tobilleras de material textil, y un accesorio que se coloca sobre el cabello.

Este traje lleva una serie de sensores electrónicos interconectados por cables, que se sujetan a distintas partes de la malla mediante un sistema de fijación tipo ‘Velcro’ y capturan (registran) el movimiento de la persona que lo viste y trasmiten los datos a un  ordenador, que los procesa y convierte en imágenes en 3D.

“Este producto está dirigido a particulares o empresas que necesiten captar con flexibilidad el movimiento de un ser humano, animal u objeto”, apuntó Juancho Casañas, director de negocio de esta empresa emergente.

TECNOLOGÍA MODULAR Y CON CÓDIGO ABIERTO

Este traje trabaja con un programa informático de código abierto o dominio público (que alguien con conocimientos de programación puede modificar, mejorar o ampliar), lo que permite al usuario tomar el control sobre esta tecnología, personalizarla en mayor grado que  otros productos similares y adaptarla a las necesidades de su proyecto sin costes adicionales.

Este traje es modular, por lo que cada cliente puede incorporarle la cantidad de sensores que necesite para su proyecto y, en el futuro, admitirá que la captura de movimiento se pueda realizar directamente desde un teléfono móvil, con lo que el usuario no necesitará utilizar ni llevar un ordenador.

  “En los kits que se están comercializando, el traje se compone de 15 sensores magnético-inerciales, el mismo tipo de sensores que está dentro de nuestros ‘smartphones’, explicó Casañas a Efe.

Señaló que son los mismos sensores que le permiten a nuestros teléfonos inteligentes entender cuándo los inclinamos o los balanceamos en el espacio.

“Se colocan en el traje sobre distintos puntos del cuerpo, enviando datos de posicionamiento a un ordenador, el cual interpreta los datos y los reproduce en tiempo real”, apuntó.

   “En el caso más común de uso de la tecnología ‘mocap’, la animación en 3D, esos puntos sirven de referencia a los animadores para asignarles un equivalente en el modelo 3D, con lo cual logran que ese modelo reproduzca los movimientos del ser humano al que se le han incorporado los sensores”, señaló.

LA MEDICINA ESTRENA TRAJE

Esta tecnología se puede utilizar para analizar y obtener datos sobre los movimientos de un atleta mientras entrena para crear estrategias muy precisas con las que mejorar su rendimiento deportivo, o para diseñar “avatares” (personificaciones) de los jugadores de videojuegos de realidad virtual, pero una de sus campos de aplicación más prometedores es la medicina, según Chrodata. “Hay diversos campos de la salud que pueden servirse de este tipo de tecnología”, señaló Casañas.

“Por ejemplo, este traje podría utilizarse para diseñar sillas de montar personalizadas y adaptadas a las necesidades de jinetes con discapacidades (físicas, mentales o sensoriales) y al caballo”, apuntó.

“El traje de Chordata también se podrá usar para representar en 3D los movimientos de un paciente con problemas de motricidad después de haber sufrido un ictus y, así, saber cómo evoluciona su recuperación en tiempo real o en diferido, ya sea en la consulta médica o bien desde su casa”, afirmó Casañas.

En lo que se refiere a usos ortopédicos, este sistema sirve para obtener datos sobre el movimiento de las articulaciones de un paciente, los cuales luego son usados para identificar posibles disfunciones ortopédicas y diseñar un tratamiento apropiado, argumentó el director de este negocio.

“Asimismo, este tipo de tecnología permite a los investigadores  mejorar el diseño de ciertos tipos de prótesis, especialmente aquellas que emulan el funcionamiento de ligamentos en una mano o una pierna, por ejemplo”, señaló Casañas.

Añadió que este traje también tiene una aplicación directa en la medicina deportiva: “al colocar los sensores a un atleta, un especialista puede evaluar el tipo de movimientos que realiza, lo cual le permite corregirlos de cara a la mejora del rendimiento y la prevención de posibles lesiones y fracturas”, concluyó.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *