La OMS defiende mantener abiertas las escuelas y evitar confinamientos

El director para Europa de la Organización, Hans Kluge, resalta que los niños y adolescentes no son impulsores principales del contagio y que el cierre de los colegios no es efectivo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) defendió ayer la necesidad de mantener abiertas las escuelas durante la pandemia de coronavirus y considera que se pueden evitar los confinamientos si se aumentan las medidas de protección.

“Debemos asegurar la enseñanza para nuestros hijos”, afirmó el director para Europa de la OMS, Hans Kluge, resaltando que los niños y adolescentes no son impulsores principales del contagio y que el cierre de las escuelas no es efectivo.

Haber mantenido la mayoría de las escuelas abiertas en Europa durante casi cien días seguidos es un motivo de satisfacción, sostuvo, ya que el cierre puede afectar también a la salud mental de los jóvenes y tener consecuencias sociales.

Kluge señaló también que los confinamientos son “una medida de último recurso” y que provocan muchos efectos secundarios, como daños a la salud mental o aumento de la violencia de género, y que si el uso de las mascarillas supera el 95 % entre las personas, no serían necesarios.

Aunque usar mascarilla no es una “panacea” y debe complementarse con otras medidas, cuando se da un uso inferior al 60 %, “es difícil evitar los confinamientos”, afirmó en una comparecencia digital en Copenhague, sede de la oficina regional de la OMS.

La defensa de las escuelas y del uso de las mascarillas para evitar los confinamientos fueron dos de los mensajes centrales de Kluge, quien calificó de “gran esperanza en la lucha contra el virus” las noticias aparecidas en los últimos días sobre los avances en varios ensayos de vacunas contra el covid-19.

La OMS incidió no obstante en la importancia de que todos los países tengan el mismo acceso a las futuras vacunas.

“La vacuna es muy importante, pero tampoco es una fórmula milagrosa”, afirmó Kluge, aludiendo a la necesidad de completarla con otras medidas protectoras.

Los casos suben a 55.6 millones

Los casos globales de COVID-19 ascendieron ayer a 55.6 millones, 536,000 más que en la jornada anterior, y Francia se convirtió en el cuarto país del mundo en superar los dos millones de contagios, superando a Rusia para ser ya la nación más afectada en Europa.

Los fallecidos se mantienen en 1.3 millones, tras reportarse 9,200 nuevos decesos en las últimas 24 horas.

América suma 23.8 millones de casos, seguida de Europa con 15,7 millones y el sur de Asia con 10,1 millones, siendo las regiones más afectadas en la pandemia.

El mismo orden se advierte en las listas de mortalidad, donde el continente americano ha notificado 686,000 muertes en lo que va de año por COVID-19, el europeo 354,000 y Asia Meridional 156,000.

Aunque la curva de contagios en Europa se muestra descendente desde hace unos 10 días, el miércoles la región registró la cifra de muertes diarias más alta desde el inicio de la pandemia, con más de 5,400, siempre según las estadísticas de la OMS.

EEUU sigue siendo el país con más casos absolutos, 11.2 millones, seguido de India (8.9 millones), Brasil (5.9 millones) y Francia, con los mencionados dos millones de positivos.

A continuación se sitúan Rusia (1.9 millones de casos), España y Reino Unido (1.4 millones cada uno), Argentina (1.3 millones), Italia y Colombia, ambos con 1.2 millones de contagios confirmados.

Los pacientes recuperados en el planeta se elevaron hoy a 39.5 millones, y los enfermos graves o   críticos se sitúan en 101,000, menos del uno por ciento de los 15 millones de casos activos.

Texto y foto: Efe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *