La principal

Los múltiples reportes de apagones y fallos que denuncian vecinos de distintas colonias —según informa el reportero Iván Duarte en la nota principal de nuestra portada— son, con toda seguridad, consecuencia del aumento en el consumo eléctrico para soportar la canícula que la capital yucateca afronta en estos días.

Ciertamente, esto ya había sido advertido por expertos, por lo que no es descarado sostener que la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa de clase mundial, pudo haber anticipado esta situación y realizar los arreglos pertinentes a fin de evitar desde airadas quejas por teléfono hasta el indebido secuestro de unidades por parte de vecinos inconformes.

Por lo anterior, es necesario que la CFE brinde información sobre cómo se afrontará la temporada de calor en la Península y qué acciones llevará a cabo para que evitar nuevos fallos en un servicio que toda la población paga con muchísimo esfuerzo.

Por otro lado, al menos en el caso de Mérida, las altas temperaturas que padecemos tienen hacernos responsables para entender que el excesivo calor también se debe a la deforestación que la ciudad ha sufrido de manera inclemente en los últimos años.

Necesitamos reconocer que las autoridades no podrán resolver por sí mismas este problema y que debemos tomar medidas para contrarrestar el daño ecológico.

En primera instancia, debe exigirse que se cumplan los planes para que la ciudad crezca de manera más ordenada, pero también debemos llevar a cabo acciones individuales como plantar más árboles o ir reuniendo macetas para hacer techos verdes… opciones hay sobran, pero lo que hace falta es voluntad.

Sin duda, la CFE y los gobiernos tienen que ponerse a trabajar con más ahínco, no obstante, nosotros somos quienes tenemos que entender que este problema no se va a acabar encendiendo el interruptor del aire acondicionado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: