La receta de la abuela hace que los tamales veracruzanos sean adoptados en Mérida

Mili Gómez invita a vecinos a los antojitos, quienes le piden para vender y es así que junto con su esposo inician el negocio

Con la receta de la abuela elabora Mili Gómez Ruiz sus tamales caseros al estilo veracruzano, que poco a poco se han ganado un lugar en el gusto de los meridanos que los han convertido en sus consentidos.

Mili, quien llegó del puerto de Veracruz a Mérida hace seis años, se estableció en Ciudad Caucel junto con su esposo Armando Ruiz y como era lógico, al poco tiempo añoraban saborear tamales al estilo veracruzano, pero a pesar de que los  buscaron por todos lados, su esfuerzo fue infructuoso.

—A nosotros nos encantan los tamales, así es que me decidí a prepararlos para comerlos en casa, pero no faltaron las vecinas que al probarlos me pidieron que les vendiera, y así comenzó hace 5 años la historia de los Tamales Veracruzanos El Buen Sazón —recordó la entrevistada.

Fue por la sugerencia de una amiga, que se animaron a poner un punto de venta en una gasolinera ubicada en la carretera a Motul, además del que originalmente abrieron en la Avenida 70 en el estacionamiento de conocida tienda departamental donde se ofrecen sus productos en horario de de 5 p.m a 8.30 de la noche.

En el menú se ofrecen cuatro variedades entre las que se destaca el elaborado con la receta secreta de la abuela, que lleva pollo desmenuzado, su chilito, cebolla, tomate y cilantro, pero de manera ocasional, también prepara tamales de arándano, de piña, chocolate y de elote con queso de bola y su chilito habanero picado.

Por cierto, Mili recordó que su abuelita Juanita y su madre Gudelia, le enseñaron a preparar estas delicias entre las que se encuentran los tamales de dulce, que llevan mantequilla elote, leche condensada, media crema y natas de leche que recibe constantemente de Veracruz.

—Cada vez que los preparó es como si le rindiera un homenaje a ellas, que ya se nos adelantaron, pero que con sus recetas siguen presentes —comentó Mili quien destacó que todo lo que elabora con su esposo, se hace como si fuera para que consumieran ellos, por lo que la calidad del producto los ha llevado a participar con éxito en eventos como “La Feria Nacional del Tamal”, que organiza Alberto Lavalle.

—Por lo general la feria inicia a las cinco y se supone que debe concluir a las 11 de la noche, pero en las tres ocasiones en las que hemos participado, en una hora ya  o tenemos producto —dijo orgulloso Armando.

El Ranchero veracruzano es otro de los que ha gustado mucho al público y que al igual que el de la receta secreta de la abuela se prepara en hoja de plátano con masa cocida de maíz revuelto con  manteca, caldo de pollo y que lleva trozos de costilla con hueso o pollo, y para acompañar una salita preparada con chile pasilla, chipotle y chile ancho. ¡Delicioso!

Pero la variedad que llevó a Mili y Armando al éxito total fue el tamal de elote con carne de cerdo, donde se combinan los sabores dulces con el chile y la costilla en trozo.

Así es que con este clima fresco que ha predominado en este mes de enero, imagínese que delicia es acompañar los tamales de Mili con un sabroso atole champurrado de tres leches, que también se ofrece en el menú a un precio de 60 pesos el litro.

Los tamales que por cierto son de buen tamaño, con un peso de más de 300 gramos, tienen un precio de 25 pesos a excepción del de elote con trozos de costilla de cerdo que cuesta 30 pesos, de verdad que vale la pena disfrutarlos.

Texto y fotos: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *