La rickettsia, peligroso mal que puede ser mortal

La investigadora de la Uady, Karla Rosana Dzul Rosado, presenta un libro en el que detalla los aspectos de este padecimiento

Con el calor las garrapatas salen en busca de alimento y pueden encontrarlo inclusive en el ser humano propiciando enfermedades como la rickettsia, que es peligrosa por el hecho de que los médicos pueden confundirla y tratarla como si se tratara de dengue, zika o chikungunya, es decir, sin antibióticos, y mientras tanto, sus efectos sobre el organismo, especialmente en los riñones, son tan brutales que pueden ocasionar la muerte como resultado de una falla orgánica múltiple, como ya ha ocurrido en una ocasión el año pasado y dos en 2016.

Cómo identificar el problema y hacerle frente son parte de los aspectos que aborda la investigadora de la Uady Karla Rosana Dzul Rosado aborda en el libro sobre esta afección que fue presentada en el marco de la FILEY.

-Este libro, “Conocimientos y la prevención de las Rickettsiosis”, tiene su origen en el trabajo comunitario que realizamos a lo largo de 5 años, y lo que queremos es dar a conocer todas las experiencias que recabamos y compartirlas con la sociedad a manera de una guía, rápida de leer y con palabras sencillas -explicó la entrevistada quien destacó que también participaron en coautoría Cesar Israel Lugo Caballero, Jorge Eduardo Zavala Castro y Gaspar Fernando Peniche Lara.

Para evitar el riesgo de sufrir problemas con la infestación de garrapatas, explicó, es recomendable mantener limpia la casa y bañados a los perros, revisándolos de manera continua. En el caso de los niños que son los que más riesgo corren por estar en contacto frecuente con sus mascotas, es importante tener en cuenta que las garrapatas buscan lugares húmedos y oscuros por lo que es posible que se alojen dentro o detrás de la oreja, en la cabeza, las axilas, en la ingle, el ombligo o los pies, por lo que recalcó la importancia de hacerles revisiones constantes.

Pero, ¿qué hacer si se me pega una garrapata?

La garrapata perfora la piel con una especie de gancho que forma con su aparato bucal, además de que cuenta con glándulas en los lados que colocan una sustancia pegajosa para que no caiga, cuando se les quita a la fuerza, se queda la cabeza y el aparato bucal en la piel que por reacción alérgica se pone roja, negra y da escozor. –Pero, además, la garrapata succiona la sangre e inocula anticoagulantes y es donde inyecta la ricketiusa o la erliquia, pero además hay varias enfermedades que puede transmitir –señaló.

-Para quitarla se le deben dar giros como si fuera un foco para que salga completa y se pueda identificar a la especie, lo que es posible solo con la cabeza y el aparato bucal, y para intuir si existe vector potencial pues no todas las garrapatas transmiten enfermedades -dijo la entrevistada, quien sugirió meterla en un recipiente con alcohol para que en el caso de presentar molestias se le pueda entregar al médico para su análisis.

La sintomatología que ocasiona, incluye malestar general, fiebre, moretones, hemorragias, desprendimiento de piel en las palmas de las manos o pies, necrosis y pérdida de miembros en los casos más avanzados porque se coagula por dentro la sangre en las venas ocasionando una trombosis o un taponamiento de las venas y muere la parte más distantes, y no llega la sangre al cerebro.

Recordó que la gente tiene la costumbre de aplastarlas hasta con piedras, lo cual recalcó, no es conveniente, ya que la sangre que contienen puede contaminar heridas o ser la vía para su aparición.

En su intervención también habló del riesgo que representa aplicar de manera constante químicos a los animales para combatir a las garrapatas, ya que por un lado se crea resistencia y por el otro se contamina el manto freático.

Al respecto, el director de enfermedades zoonóticas de los Servicios de Salud del Estado de Yucatán, Daly Gabino Martínez Ortiz, dijo que aunque el medicamento para atender la Ricketssia es barato, el problema es el diagnostico, ya que afecta principalmente a niños que llegan con cuadros muy avanzados después de visitar tres o cuatro médicos inclusive de urgencias. El año pasado se registraron 90 casos probables de Rickettsia.

–No hay que satanizar a las mascotas, porque la base del problema es la falta de conciencia de la ciudadanía acerca tenencia responsable, se debe cuidar la salud del animal estando al pendiente de ellos –dijo.

Texto: Manuel Pool
Foto:Juliana Sepúlveda

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

%d bloggers like this: