La Virgen del Pilar…

A Zaragoza fue con sus padres una niña pequeñita a la Virgen del Pilar orar y besar, y también a ver a Talavante torear, torero de lances puros y de faenas bellas. Era muy pequeñita y de mirada morena, y sabía sus oraciones…

… y sabía decir ole en la plaza…

… y rezar en voz muy suave y dulce. Y en Zaragoza sintiò la belleza de la ciudad aragonesa, y a la hermosa Virgen del Pilar toda su vida agradeciò, y por la salud de su abuelita y de su primito enfermo le pidiò. Y creyò sentir que la Pilarica le sonriò…

Dedicado a Luisito, con mucho cariño

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *