La mitad de las empresas no sobrevivirá el próximo año: CCE

Datos del Observatorio Estratégico Yucatán arrojan que empresarios no planean contratar pronto o invertir en el crecimiento del negocio

El titular del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en Yucatán, Fernando Ponce Díaz, advirtió que el sector empresarial “se está quedando sin oxígeno” para seguir laborando en las condiciones actuales, durante la presentación del Observatorio Estratégico Yucatán (OEY).

Ante tal situación, el dirigente empresarial hizo un llamado a los candidatos y precandidatos para no politizar el tema de las vacunas, debido a que son vitales para impulsar la reactivación que es tan necesaria en el estado, pues el panorama económico en Yucatán resulta delicado.

En la entrega de resultados destacaron que ya son 700 empresas las que brindaron información para su análisis en el observatorio, de las cuales se observó que las pequeñas son quienes están resintiendo más los efectos de la crisis, y estiman que les queda aproximadamente tres meses de vida si la situación no mejora.

Un sector también fuertemente afectado es el terciario, del cual depende mucho la economía de la entidad, pues el turismo y los servicios tuvieron un declive abismal con la llegada de la pandemia; sin embargo, la estrategia será fortalecer más que reestructurar, afirmó Iván Rodríguez Gasque, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Mérida.

Un dato preocupante fue que en diciembre del 2020 cerraron 67 negocios en el centro de la ciudad, cifra que, comparada con las 80 “cortinas cerradas” que actualmente hay en la zona, da una idea del ritmo en el que las empresas están quebrando; no obstante, el presidente de la Canaco dijo que ya están trabajando en conjunto con el gobierno estatal para mejorar la situación.

En cuanto al crecimiento y confianza empresarial, el OEY identificó que al menos la mitad de las empresas no planean hacer contrataciones pronto y que están centrando sus recursos en mantenerse a flote más que en invertir para incentivar su crecimiento.

Actualmente las preocupaciones de las empresas están centradas en la situación general del país, la debilidad del mercado, las restricciones derivadas de la pandemia y la falta de apoyo gubernamental, del cual ya no tienen esperanzas por parte de la administración federal de López Obrador.

Lo anterior también es alarmante porque de alguna manera son pérdidas de capital que no regresará y que está saliendo de los bolsillos de los dueños; esto último ha provocado un estancamiento en todos los sectores de la economía, principalmente en la industria de los hoteles y servicios turísticos.

De acuerdo con los datos, el 48% pueden mantenerse de manera indefinida de tiempo pero sin grandes cambios y solo dejando la situación como está, el 19% se podría mantener por 12 meses también de la misma forma, otro 19% podría soportar hasta 6 meses, el 10% apenas 3 meses y un 3% solo un mes.

Al respecto, Ponce Díaz resaltó que el oxígeno de las empresas se está acabado, pues los dueños ya están utilizando sus ahorros para mantener sus negocios, e incluso algunos tuvieron que recurrir a otras fuentes de financiamiento como préstamos en bancos para seguir sobreviviendo.

En cuanto a apoyos gubernamentales, los empresarios señalaron que ya no guardan esperanzas de recibir ayuda del Gobierno Federal, pues la postura del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido muy clara y no da espacio a otras interpretaciones.

En cuanto a las pérdidas de empleos, Yucatán es el tercer estado con más bajas laborales en lo que va de la pandemia, considerando que solamente en el año anterior 2020 se perdieron un total de 37 mil 199 puestos de trabajo, de los cuales 23 mil 652 no pudieron ser recuperados y desaparecieron permanentemente.

Actualmente las preocupaciones de las empresas están centradas en cuatro factores: la situación general del país, la debilidad del mercado para consumir, las restricciones derivadas de la pandemia que siguen afectando a nivel logístico y de operación, y por último la falta de apoyo gubernamental.

Todo lo anterior se ve reflejado en la incertidumbre que tiene el sector empresarial sobre el futuro de la economía del Estado, por la cual Ponce Díaz pidió efusivamente no hacer política con el tema de la aplicación de las vacunas porque afectarían mucho a la recuperación de las empresas.

Además mencionó que para las industrias ahora hay un doble reto, recuperar las fuentes de trabajo y hacer que los empleos sean de calidad y formales, debido a que la pandemia también provocó que mucha de la economía del estado se vuelva informal.

Finalmente señaló que con la llegada de la Semana Santa, si la pandemia no registra un incremento en el número de contagios, podrían estar ingresando en una zona segura en relación a la enfermedad, que hasta el momento y según los datos no ha dado indicios de una tercera ola de infectados.

Texto: Diego Cervantes Kantún

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *