Las remotas y paradisíacas islas del Pacífico que han esquivado la pandemia

Rodeados por la inmensidad del océano Pacífico y a miles de kilómetros de distancia de sus vecinos más próximos, estos pequeños países actuaron con rapidez y determinación para frenar en seco la llegada del covid-19

Casi un año después de que se declarara en todo el mundo la pandemia por el covid-19, un puñado de pequeños y remotos países insulares del Pacífico han logrado esquivar el virus al cerrar completamente sus fronteras, aunque este aislamiento viene acompañado de un alto perjuicio económico.

El distanciamiento físico o los confinamientos y toques de queda son medidas ajenas a la cotidianidad de los pobladores de las Islas Cook, Kiribati, Micronesia, Niue, Palau, Nauru, Tonga, Samoa y Tuvalu, países que no han registrado hasta el momento ningún caso de covid-19, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos pequeños países compuestos en su mayoría por archipiélagos con decenas de diminutas islas y atolones, tienen una población en conjunto de poco más de 1.4 millones de habitantes, siendo Tuvalu (con 11,192 ciudadanos) la menos poblada.

El éxito de las naciones insulares, geográficamente remotas, se debe “al endurecimiento en el control de fronteras, cuarentenas estrictas y pocos vuelos de repatriación”, explicó a Efe Meru Sheel, epidemióloga de la Universidad Nacional Australiana.

Rodeadas por la inmensidad del océano Pacífico y a miles de kilómetros de distancia de sus vecinos más próximos, estas paradisíacas islas actuaron con rapidez y determinación para frenar en seco la llegada del virus.

El cierre de las fronteras desde marzo pasado fue clave para evitar repetir una situación similar a la ocurrida en 2019 cuando el sarampión se expandió por el Pacífico a lugares como Tonga y Fiji.

Pero con el correr del tiempo disminuye las posibilidades de estar libre de covid-19, ya que en octubre las Islas Marshall y las Islas Salomón detectaran sus primeras infecciones importadas y un mes después lo hizo Vanuatu.

“Un virus que circula en la región es siempre un riesgo”, alertó Sheel, al destacar que la zona “tiene recursos limitados” en cuanto a infraestructura y personal sanitario, así como limitaciones para hacer las pruebas para detectar el virus y rastrear contactos.

Otro de los problemas que afrontan son las enfermedades subyacentes en la población como las coronarias, respiratorias crónicas, la diabetes, la obesidad, el cáncer en una parte de los 2.3 millones de habitantes desperdigados en los archipiélagos del Pacífico.

LA ESPADA DE DAMOCLES

Para estas islas, la tranquilidad de estar libre de covid-19 ha tenido sin embargo un alto coste. Es el caso de la turística Fiyi, que tiene medio centenar de casos, cuenta con la infraestructura más desarrollada de la región y ha logrado contener la pandemia.

Pero en 2020 se prevé que el producto interior bruto (PIB) fiyiano caiga en un 20 %, según los cálculos del Banco Mundial, que vaticina que las economías del Pacífico no se estabilizarían hasta el 2022.

Además, la pandemia ha obligado a muchas familias “ha tener que tomar decisiones difíciles como dejar de comer o retirar a sus hijos de las escuelas, algo que tendrá consecuencias dañinas en los próximos años”, alertó Michel Kerf, representante del Banco Mundial en la región en un reporte publicado el mes pasado.

A la evaporación del turismo se suma también la fuerte reducción del intercambio comercial internacional, la caída de los precios de sus materias primas por una menor demanda y de las remesas de su diáspora, entre ellos trabajadores estacionales.

CHINA Y LA VACUNA

Palau, al igual que las Islas Marshall, comenzó a inocular la vacuna Moderna y se espera que la pequeña nación insular de casi 18,000 habitantes sea una de las primeras del mundo en inmunizar a toda su población contra el covid-19.

“La economía ha sido fuertemente impactada por el covid-19, la única solución es vacunarse”, dijo Tommy Remengesau, el presidente saliente de Palau, en donde el turismo representa más del 40 % de su PIB.

Para obtener la vacuna, las islas del Pacífico dependen en gran parte de la cooperación de países como Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda, así como China, que busca expandir su influencia en la región con proyectos de infraestructura y ayudas financieras ante la preocupación de Washington y sus aliados.

“Será interesante ver qué va a hacer China en el Pacífico, que quiere distribuir su vacuna a los países más pobres…pero también quiere tener influencia a nivel político”, dijo a Efe el experto en bioética de la Universidad de Sídney Diego Silva.

“¿Qué pasará si Palau tiene la vacuna estadounidense y las Salomón, por ejemplo, la China” ¿Qué efecto tendrá en la región”, se preguntó este uruguayo-australiano.

Texto y fotos: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *