LINEA DIRECTA

El presidente de México, Enrique Peña Nieto en el último tercio del presente año del 2015, consolida una propuesta de enlaces internacionales con el fin de proyectar a la nación en mejores condiciones de convenios de colaboración e intercambio en varias materias fundamentales de desarrollo. El resumen es alentador, se visualiza la consistencia de ese logro como parte de las gestiones diplomáticas y de gobierno mundial.
Con situaciones que han sacudido ciertos esquemas, se apunta también puntos de relevancia con entornos de frutos que necesitan ser solidarizados. La imagen internacional contiene mediciones exactas de puntales escritos para poder anexar intercambios. Los países y organismos de esos niveles van a lo seguro, pocas veces apuestan a riesgos de posibles fracasos a la vista; más bien califican las normas de factibilidad demostrada.
Con el hecho de la verticalidad del presidente Peña Nieto de estar inmerso por colocarse en las estaturas adecuadas, compartir con potencias de desarrollo, consuman estelas de esperanza para cubrir lo proyectado en la reformas aprobadas de la mano de los partidos de supuesta oposición. Se han brindado todas las facilidades para construir un rumbo diferente hacia el éxito fuerte. Como que ya llegan poco a poco los beneficios no solo deseados, sino ofrecidos y que constan en las vistas de declaraciones y discursos de esos momentos de cabildeo.
Ya se está a medio camino de la era peñista, es lógico entablar comparativos de resultados. Lo que resta, otros tres calendarios más necesariamente tienen que ser de objetivos cumplidos, se supone que se han construido las bases sólidas para la construcción el México de los sueños de muchos, susceptibilidades para otros y dudas para más ciudadanos. La historia ofrece el escenario perfecto para que los puntos a presentar puedan sorprender gratamente a los mexicanos.
Hay que tomar en cuenta que las alianzas internacionales son vitamina cuando se logran acuerdos satisfactorios, en donde vuela a las distribuciones de las materias a trabajar, es ahí, en donde se consolidan gobiernos visionarios. En donde no hay temor de coordinar con las potencias económicas, tecnológicas y sociales del mundo. Hay que entrar al cuadro del éxito, así da el mensaje Enrique Peña Nieto en este tercio final del ejercicio fiscal del presente año, de la mano con los meses de gobierno nacionalista.
Cierto, existe al interior temas prudentes que van siendo tratados, atendidos, la estabilidad en la paz social, motiva las inversiones no solo de los nuestros, sino de las firmas de calado fuerte de otros países. Todo va de la mano, el gobierno está seguro de ello. Por ello, es necesario que las políticas públicas contengan todos esos aspectos que se suman a la hora de calificar por parte de quienes pueden ayudar a sus aliados en el conjunto de desarrollo de las naciones. Hay que seguir en esa línea directa para escalar las metas-objetivo para nuestra nación mexicana.
A nivel nacional, aún, Yucatán conserva excelente sitio por sus labores profesionales. El gobierno de don Rolando Rodrigo Zapata Bello ha dado continuidad a esa materia de seguridad pública con más éxitos que dudas. El reconocimiento es pleno, mayoritario. Las células que se detectan se les dan el tratamiento correspondiente. Ya llevamos años con esos estándares en las evaluaciones nacionales, y apuntes internacionales.
La coordinación con el Gobierno Federal rinden en las buenas relaciones y el ser parte de programas importantes como el que vimos el día de ayer en equipamiento e inversiones. Se agrupa más instrumentos para mejorar las estrategias ante el crecimiento poblacional y las cuestiones culturales que llegan a la entidad, por ejemplo. Todo, está en las bitácoras del día a día. No se da espacio para que se salgan de control situaciones inadecuadas, debe persistir el orden y bienestar basado en el derecho a la seguridad pública.
El Comandante Luis Felipe Saidén Ojeda lleva en su interior muchas satisfacciones recordando las enseñanzas del maestro. De mucho, seguramente, siguen sirviendo recuerdos de recomendaciones y consejos, además de la proyección al servicio público. Herramientas que en la aplicación para bien de los ciudadanos, permiten estar en una entidad con buenas cuentas locales, nacionales y a la inversión extranjera. Todo cuenta, y en los hechos, se pueda apuntar que se va aún con el control del tema de primer orden en la estabilidad y paz social.
El ex presidente municipal de México, Renán Barrera Concha recibe nombramiento del Comité Directivo Nacional del partido al que pertenece Acción Nacional. Se sube a la atención en su especialidad de presidentes municipales, donde incluso presidió organismo de representación con alta representación de México. Por cierto, logró buenos acuerdos con el Gobierno Federal y posicionó bien esa institución.
Mientas aquí en Mérida un grupo de los mismos del PAN y aliados con sus primos del PRI le andan atacando con una campaña destinada al desprestigio, como una muestra de los enconos, venganzas y envidias de la que nuestra entidad en su clase política parece ser parte muy íntima de ella no todos, hay que subrayar, hay pocas excepciones, pero sí las hay en la caballerosidad y buena forma de transitar en las bondades del servicio público o la representación ciudadana.
En estos tiempos parece seguirse privilegiando los golpes bajos, alianza de desprestigio, formas malas de expresión, falsedades y bajezas; en vez de contribuir a niveles de excelencia, sí porque no, excelencia en el comportamiento personal de quienes ofrecen en campañas, quienes cobran en las nóminas oficiales, dignificación del servicio público e integridad de las instrucciones legislativas. Consideran miles de ciudadanos, que eso y más merece nuestra entidad y sus habitantes. Así que, pendientes todos de estas cuestiones, que en la mayoría de las veces aunque se guarden las manos, se dejan ver las sombras de quienes mueven esas penumbras distantes del Yucatán de victoriosos.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *