Locatarios de Hunucmá protestan por cobro

Vendedores del mercado afirman que pese a que apenas tienen dinero para cubrir sus necesidades, el Ayuntamiento les quiere exigir cuotas

Locatarios del mercado municipal de Hunucmá se rebelaron ayer viernes contra el alcalde Alberto Padrón Romero, pues personal del Ayuntamiento pretende reiniciar con el cobro de cuotas por trabajar en esa central de abastos, lo que demuestra la falta de sensibilidad del presidente municipal panista.

“De dónde quiere que paguemos si nos estamos muriendo de hambre”, se escucha decir a una locataria, quien le reclama a la enviada de Padrón Romero, de nombre Amparo.

De hecho, los locatarios se quejan de que no pueden pagar las cuotas porque no tienen ventas, pero la mujer enviada por el alcalde panista se molesta por la actitud de los locatarios, en su mayoría mujeres, de acuerdo a una transmisión en vivo del portal de noticias El Sol del Poniente.

Por un momento y por los gritos no se entiende lo que se dicen, pero es claro que los locatarios expresan que es injustificada la actitud de las autoridades.

También se escucha que una locataria reclama que el mercado no ha sido rehabilitado en mucho tiempo y asegura que el alcalde no se ha dignado a visitarlos, pese a que están a unos pasos del palacio municipal.

Y tiene lógica que no los haya visitado pues desde que comenzó la pandemia las puertas del palacio municipal no se han abierto y Padrón Romero prefiere despachar desde su casa, en donde arma las fiestas y se toma los tragos con sus amigos, de acuerdo a un informante.

“Nosotros no estamos pintados, nos tienen que avisar con tiempo lo que van a hacer, no así de la noche a la mañana nos van a cobrar derecho de piso”, señala una de las mujeres visiblemente molesta por el cobro que pretenden aplicar desde el Ayuntamiento de Hunucmá.

Tras no llegar a un acuerdo, Amparo y otra mujer se retiraron, pero una locataria explica que por la pandemia se tomó el acuerdo de no pagar cuotas.

EN PANDEMIA Y SIN DINERO

“No entienden que no hemos salido de la pandemia, a mucha gente se le echó a perder su cosecha y lo poco que traen a vender es para cubrir sus necesidades, por lo que no es justo que nos pasen a cobrar cuando ni siquiera hemos vendido un peso. Vienen a cobrar a primera hora, incluso bajo la lluvia”, explicó.

Otra mujer dijo que, incluso, la que llega a cobrar no es la encargada de esa labor, por lo que no saben si el dinero ingresa a las arcas del Ayuntamiento o se lo quedan.

Texto: Esteban Cruz Obando

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *