Media ciudad se queda sin luz tras fuerte lluvia y viento

Usuarios critican en redes sociales la falta de respuesta por parte de la paraestatal CFE, al momento de intentar reportar las fallas

Una vez más quedó en entredicha la “calidad mundial” del servicio que presta la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ante las lluvias y vientos que cayeron la tarde de ayer domingo, pues transformadores y equipos obsoletos comenzaron a tener fallas y de pronto se fue la luz.

Así ocurrió en buena parte de la ciudad, en zonas del Centro Histórico, colonias y fraccionamientos del norte, sur y poniente. A modo de ejemplo, en el fraccionamiento San Antonio Kaua en medio de la lluvia se escuchó un estruendo y de inmediato se suspendió el servicio, así lo comentó un usuario de las redes sociales que expresó su malestar por esta situación que es frecuente.

En las redes sociales no se hicieron esperar las quejas de la ciudadanía en el sentido de que, al intentar reportar las fallas a los números telefónicos de la CFE, especialmente el 071, no obtuvieron contestación alguna y el usuario se queda en espera de respuesta por parte de algún empleado de la paraestatal, lo que casi nunca ocurre y sí en cambio se escuchan solamente grabaciones e invitaciones a permanecer en la línea.

Hasta el momento, la paraestatal no ha dado ninguna explicación.

En el centro de la ciudad la suspensión de la energía fue de más de tres horas, por lo que, en medio de la lluvia, los semáforos quedaron apagados poniendo en apuros a los conductores que extremaron sus precauciones al transitar en estas condiciones. Por su parte, varios comercios tuvieron problemas a la hora de cobrar a sus clientes, pues las cajas registradoras no funcionaban por falta de energía eléctrica.

De acuerdo a los especialistas de la página internet Meteorología Yucatán, los vientos alcanzaron velocidades de hasta 66.7 kilómetros por hora, lo que fue suficiente para que se reportaran alrededor de 40 árboles y postes caídos en diferentes puntos de la ciudad, especialmente en el poniente, donde hubo más afectaciones.

Las precipitaciones que se generaron por el choque del calor excesivo de la superficie y la inestabilidad en niveles superiores derivadas de los efectos del Frente Frío 51, ocasionaron la caída de varias ramas en los alrededores del Parque de las Américas, donde inclusive una de ellas cayó sobre el panorámico de un vehículo, mientras que en las redes sociales circularon imágenes en las que se aprecia cómo algunos árboles fueron arrancados desde la raíz.

En fraccionamientos ubicados al norte de la ciudad nuevamente los vecinos vieron con preocupación cómo sus calles quedaban encharcadas, mientras que, en la Zona Dorada, por momentos la visibilidad era nula debido a la cantidad de agua que caía. 

En contraste, en otros puntos de la ciudad como Pacabtún solo cayeron ligeras lloviznas que sacaron más “bochorno”. En esta zona no se fue la luz.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *