Merkel ruega por aprobar restricciones más severas ante el nuevo coronavirus

Si termina siendo la última Navidad con nuestros abuelos, habremos hecho algo mal, afirma ante legisladores de Alemania

En un inusual y emotivo discurso ante el parlamento, la canciller alemana Angela Merkel pidió ayer aceptar mayores restricciones ante la segunda ola del COVID-19 en Alemania, que elevó las muertes diarias a 590, un récord en el país desde el comienzo de la pandemia.

La canciller pidió adelantar las vacaciones escolares y restringir las reuniones y contactos personales en los días previos a la Navidad, así como mantener los negocios cerrados hasta el 10 de enero, siguiendo las recomendaciones de los epidemiólogos para detener los contagios.

Merkel expresó lo anterior al intervenir ante el pleno del Bundestag (cámara baja) para defender los presupuestos del año que viene, que prevén un endeudamiento nuevo de 180,000 millones de euros para combatir la crisis desatada por el coronavirus. En su mensaje, instó a los legisladores a aprobar nuevas restricciones para los próximos días, en la víspera de las fiestas de fin de año, en momentos en que el país batió sus récords de muertes diarias por el COVID-19.

También recordó que Alemania se encuentra actualmente en la “fase decisiva” de la pandemia, en una segunda ola “mucho más exigente que la primera”, y que la experiencia histórica advierte que las segundas pueden ser “muy dolorosas”.

Agregó que le “duele en el corazón” ir contra los puestos de comida navideños, pero consideró que estas tradiciones de las fiestas “no son aceptables si el precio a pagar es que la cifra diaria de muertos alcance las 590 personas”.

“Si ahora tenemos demasiados contactos y luego resulta que ésta fue la última Navidad con los abuelos, entonces habremos hecho algo mal”, expresó con la voz entrecortada.

Texto y foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *