México, sin homologar atención a pacientes tras enfermedad vascular cerebral

Una de cada tres personas que sufre una enfermedad vascular cerebral  (EVC) presenta algún grado de discapacidad debido a la detección y tratamiento tardío y este problema se agrava debido a que en países como México no existe una homologación en el protocolo para atender esta condición.

“No hay un programa gubernamental, hay guías de práctica clínica pero son normas que no todos los hospitales siguen”, explicó a Efe Erwin Chiquete, médico neurólogo del departamento de Neurología y Psiquiatría del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (Incmnsz).

En el marco del Día Mundial de las Enfermedades Vasculares Cerebrales que se celebra hoy 29 de octubre, el especialista explicó que las EVC son alteraciones neurológicas que afectan a nivel de los vasos sanguíneos del cerebro, venas y arterias.

Estas afectaciones pueden derivar en un coágulo o trombo tapen las venas o arterias o que éstas se rompan, lo que deriva en un infarto.

Entre los factores de riesgo, están la hipertensión -60 % de quienes padecen una EVC son hipertensos- la diabetes, la obesidad, el colesterol alto, el sedentarismo y el tabaquismo.

El infarto cerebral, dijo, es uno de los problemas más frecuentes entre las EVC y posterior a él, al menos 60 % de quienes lo padecen quedan con una discapacidad entre leve y severa.

En tanto, 15 % muere en los primeros 30 días después del infarto, y 10 % quedan con secuelas mínimas, el resto con ninguna.En el caso de un infarto cerebral, por cada segundo que pasa el cerebro sin recibir aporte sanguíneo, las personas envejecen ocho horas debido a la ruptura de 231 millones de conexiones neuronales que produce la pérdida de más de 33 mil neuronas, lo que ocasiona estos daños. , dependiendo de la zona del cerebro que se dañe, puede dejar afectaciones en el lenguaje y movimiento, ‘el paciente puede quedar con una discapacidad motora’, apuntó.

Estas afectaciones pueden ir desde anomalías leves que apenas logre notar el neurólogo, problemas para comer, hablar, caminar; hasta el estado en coma, vegetativo o incluso la muerte.

Las EVC representan la segunda causa de muerte a nivel mundial con 15 millones de defunciones al año y en México son la sexta causa con más de 35 mil muertes al año.

El 87 % de las muertes relacionadas a una EVC ocurre en países de bajos y medios ingresos.

Texto y foto: El Universal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *