Miedo a contraer COVID-19 saca monstruos internos, señalan

El sociólogo Luis Guillermo Juárez Ramírez explica que por temor al contagio las personas se estresan, lo que podría representar un verdadero peligro.

Por miedo al contagio de COVID-19, sin importar educación o nivel social, las personas, se estresan, pierden la calma y asumen conductas irracionales. “Se les sale ese monstruo que llevan dentro… es peligroso porque pueden cometer una agresión tirando café o refresco a una enfermera o enfermero, que ponen barricadas y que amenazan con quemar casas y hasta atentar contra las personas”, comentó el sociólogo Luis Guillermo Juárez Ramírez, quien explicó que esta es una manera de desahogarse por estar encerrados.

“Nadie está acostumbrado a ello, nunca lo habíamos estado”, dijo el también académico de la Universidad Anahuac Mayab, quien consideró que en la mayoría de los casos, esto sucede por ignorancia, pero advirtió que también hay gente que se “supone” cuenta con buena educación y que se deja llevar por la psicosis.

“No hay diálogo ni conciencia colectiva, en pleno siglo XXI, vivimos todavía con un pensamiento muy precario ante muchas cosas, y ante la desesperación, el desconocimiento y el miedo, entra en un fenómeno de histeria colectiva, y sacamos nuestro lado más elemental, más primate que nos puede llevar a querer linchar a extranjeros si pretenden entrar a nuestro pueblo sin importar si demuestran que están sanos, sino por el solo hecho de que son de Estados Unidos y que en Nueva York vemos por los medios de comunicación que hay muertes, eso es ignorancia”, recalcó.

Ante esto, recomendó tomar las cosas con calma, porque pueden ocurrir situaciones como las aglomeraciones, sea por hamburguesas, como ocurrió el día del niño o los que no se descarta ocurran este día de la madre, que pueden representar la oportunidad perfecta para que el virus contagie a más gente por la cercanía, incluyendo las largas filas que se formaron para la compra de cervezas en las agencias previo a que iniciara la Ley Seca.

“Este es todo un tema de salud pública, pero también de hábitos. La contingencia esta dejando al descubierto que tenemos un grave problema de salud pública en el consumo y dependencia a este tipo de bebidas, y una muestra de eso es que nos encontramos con noticias como aquella en la que una señora pide a la autoridad que por favor autorice la venta de cerveza como parte de la canasta básica de los yucatecos, con el argumento de que es necesaria para mitigar el calor y para quitar la sed”, comentó el especialista, quien consideró que la solución a este tipo de cuestiones, no es la prohibición, sino la concientización de los efectos negativos que traerá, por ejemplo, no hacer caso de la cuarentena y salir de casa.

El entrevistado también se refirió a las situaciones de violencia familiar que se han registrado durante este encierro.

“El problema es que antes el marido salía a la calle a emborracharse y mitigaba el coraje, pero ahora las mujeres no tienen a dónde ir y su esposo todo el día en casa, entonces aparecen las infidelidades, los problemas internos en casa, y hasta los problemas que tenemos con nuestros hijos”, explicó.

La cuestión es que en medio de esta crisis, hay una psicosis social e individual que está poniendo a prueba nuestra tolerancia, continuó Juárez Ramírez, quien comentó que mientras hay quienes lo logran, también hay gente que se está desquitando con lo primero que se le pone enfrente.

“Lo que debemos hacer es guardar la calma y quedarnos en casa como las autoridades de manera oficial nos lo piden. Con nuestra familia podemos hacer actividades que permitan que tengamos paz mental y tranquilidad, leer cosas que nos permitan salir un poquito de la depresión, reencontranos con nuestros hijos. Si uno se desespera contagia al de al lado, no de coronavirus, sino de depresión, estrés, mala información o desinformación y de mala actitud”, concluyó.

Texto: Manuel Pool

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *