No pierdas la amistad por prestar dinero a conocidos

Algunos consejos pueden ayudarte a las posibilidades de un conflicto y mantener la relación en buenos términos.

Seguro usted alguna vez le ha prestado dinero a un amigo o un familiar y al final perdió el dinero y/o la amistad.

Para que no vuelva a suceder de nuevo, estos son cuatro consejos que pueden ayudarte a disminuir las posibilidades de un conflicto y, en definitiva, mantener la relación en buenos términos, según la economista uruguaya Bárbara Mainzer, entrevistada por BBC Mundo.

¿Para qué es el dinero? El primer paso es preguntar para qué necesita el dinero. Si es una urgencia médica o alguna situación de carácter extremo, hay una mayor justificación para entregarle los fondos.

Sin embargo, no es poco común que algunas personas pidan dinero para gastos que no son de primera necesidad, como podría ser cambiar el auto, por ejemplo.

Luego está el caso de personas que simplemente no quieren bajar su nivel de gasto para no afectar su estatus. En este contexto, es más fácil decir simplemente que no.

Lo último es poner atención al tema de las adicciones. Hay compradores compulsivos, adictos al juego o a determinadas sustancias, que se ven constantemente en situaciones de crisis y que recurren una y otra vez a los amigos para salir del apuro.

Presta una cantidad que estés dispuesto a perder. Si es un monto pequeño, las probabilidades de que afecte la relación en caso de que no devuelva el dinero son bajas. Y en último caso, lo puedes asumir como una especie de regalo a una persona en un mal momento de su vida.

Pero si es un monto considerable (en relación a tu nivel de ingresos), entonces se trata de algo más complejo. Aquí el punto es hacerte la pregunta, ¿qué pasaría si no me lo puede devolver? ¿Puedo asumir esa pérdida? ¿Pondrá en riesgo mis propias finanzas? ¿Le puedo ofrecer una parte de lo que me está pidiendo?

Como parámetro, se recomienda prestar una cantidad que estás dispuesto a perder, sin que eso afecte tus finanzas.

Poner el acuerdo por escrito. Este es el consejo más práctico. Los acuerdos de palabra (de todo tipo) suelen ser una fuente de conflictos por la propia complejidad de las relaciones humanas y la manera en que nos comunicamos.

De esa manera, evitas las interpretaciones confusas o los malentendidos. Lo que está escrito en el papel, son los términos del acuerdo.

Hacer un plan de pago. Es importante acordar la modalidad de pago y establecer plazos.

También se puede prestar una parte del dinero solicitado y, si la persona demuestra que tiene la capacidad de cumplir con su compromiso financiero, entonces prestarle el resto del monto.

Entonces en el acuerdo por escrito debería ir la cantidad, los plazos y algún tipo de interés aplicado sobre el monto, en caso de que hayan llegado a esa conclusión.

Si el período de pago es breve, como podrían ser unos meses, entonces es probable que no se requiera el cobro de ningún interés, si se trata de ayudar a un amigo.

Pese a todas las precauciones que puedas tomar cuando te piden dinero prestado, no deja de ser un terreno pantanoso que tiene un doble riesgo: perder tus fondos y perder un amigo.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *