Pecoreando abre camino para las mujeres en el mundo de la apicultura

Úrsula Martín Moreno y María Rimada Barragán ponen su propio apiario en Yucatán con el objetivo de promover las mieles monoflorales y contribuir a su conservación

“Desde muy pequeña soñaba con ser apicultura, pues veía a las personas que se dedican a esta actividad irse a sus terrenos donde tenían instaladas sus colmenas, y yo ya sabía que quería dedicarme a eso, pero era una niña, y en ese entonces ese mundo estaba casi vetado para las mujeres”, manifestó Úrsula Martín Moreno, dueña de la tienda de miel en línea “Pecoreando”.

Unos años después, decidió estudiar Antropología Social, para que desde esa rama pudiera conocer más la apicultura, y se fue involucrando, hasta que en el 2011 viajó hasta Bolonchén de Rejón, una comunidad de Hopelchén, Campeche, para aprender este oficio, ya que es uno de los municipios en donde más se produce miel.

Teniendo estos conocimientos decidió, junto con su socia María Rimada Barragán, poner su propio apiario en Yucatán y continuar capacitándose en esta actividad, y fue hasta el año pasado que decidieron iniciar su pequeña empresa (Pecoreando) en homenaje al proceso que realizan las abejas desde que salen de sus colmenas y van a las flores a recolectar el néctar y polen y luego regresan.

La apicultora indicó que este proyecto tiene un doble propósito, la comercialización de sus productos y la difusión y divulgar la ciencia, y el conocimiento que se tiene de la apicultura.

“He dado charlas sobre los aportes biotecnológicos de las localidades rurales de Yucatán con la meliponicultura y los beneficios que tiene las mieles monoflorales, que es un tema que me apasiona”, manifestó Martín Moreno.

Destacó que a pesar de que existen diferentes especies nativas en México de meliponinos, que son las abejas sin aguijón, las dos jóvenes se han dado a la tarea de promover la producción de mieles monoflorales, pues además de las propiedades que éstas tienen, se contribuye a su floración, pues algunas como el huano y el mangle blanco están en proceso de deforestación.

“Las mieles que nosotros manejamos tienen las mismas propiedades que tienen todas las mieles, son bactericidas, cicatrizantes, antioxidantes e hidratantes; sin embargo, las monoflorales tienen características organolépticas, que las hacen diferentes, pues predominan de una sola floración, por lo que su olor, sabor y textura son únicos, y esto favorece a los sentidos ya que es una experiencia sensorial probarlas”, expresó la entrevistada.

Dijo que actualmente tienen 5 variedades de este tipo de miel, que son las que provienen del huano, tajonal, sisilché, mangle blanco y muuk, por lo que colocan los apiarios en donde están estas floraciones para poder tener ese tipo de variedades.

Los apiarios se encuentran ubicados en 4 comunidades de oriente del estado: Sucilá, Espita, Río Lagartos y Tizimín, y su socia se encarga de la producción, y ella de distribución y la investigación.

“Pensamos que la contingencia podría afectar nuestras ventas, pero paso todo lo contrario, pues estamos produciendo y vendiendo más que nunca. Tan solo la semana pasada nos encargaron una tonelada de dulces de miel con chamoy, pues es uno de nuestros productos que más demanda tiene”, subrayó Úrsula.

Comentó que están vendiendo en otros estados como Campeche, y próximamente estarán comercializando sus productos en Playa del Carmen; al mes producen 300 kilogramos de miel y unos 5 mil caramelos.

La apicultora indicó que entre los obstáculos que han atravesado, es el incursionar en una actividad que realizan hombres, por lo que siendo mujeres ha sido más difícil llegar hasta donde están, y el hecho de que a pesar de que Yucatán sea uno de los primeros productores de miel, este alimento no se consuma con frecuencia.

Mencionó que existen mitos que se tienen en cuanto al color de la miel, pues muchos dicen que cuando esta es cristalina es porque se le pone azúcar, cuando es todo lo contrario, pues la miel debe tener un proceso de manufactura para que esté limpia y no sobresaturada de azúcares.

Martín Moreno informó que entre los proyectos que tienen a corto plazo es iniciar una cata de mieles vía online, en donde ella guíe a los usuarios a una experiencia sensorial al momento de probar las mieles monoflorales.

“Le hemos invertido mucho a nuestras redes sociales, por lo estamos subiendo no solo contenido de venta, sino de valor, mostrando las bondades que tienen nuestros productos”, expresó.

Entre sus proyectos a mediano plazo es que su producto se comercialice en cadenas de supermercado, por lo que están en espera de que Fundación Walmart lance la convocatoria de Proyectos Monetarios.

Por último, hizo un llamado a los jóvenes que están pensando emprender un negocio a que no abandonen sus sueños, a que se preparen, ahorren y se fijen objetivos a corto y mediano plazo.

Texto y fotos: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *