Pese a COVID-19, no paran los fraudes telefónicos

Individuos continúan realizando llamadas para intener conseguir datos personales o financieros para cometer estafas.

Las llamadas telefónicas procedentes de individuos que intentan conseguir datos personales y financieros para cometer fraude no se han detenido, pese a la contingencia sanitaria por el coronavirus COVID-19.

Colaboradores de este medio de comunicación han recibido llamadas desde varios números de teléfonos, presumiblemente de celulares, en claros intentos de fraude, pues a nombre de un banco lanzan un cuento en el que te envuelven para que tú mismo le entregues la información.

En uno de los casos, el posible afectado recibió un supuesto aviso de su institución bancaria (Santander), en el que le dijeron que su número celular registrado en su aplicación móvil había cambiado.

Por distintas razones el mensaje, en el que se pedía responder con un SI o NO a la operación, fue ignorado.

Al día siguiente recibió una llamada de “seguimiento” del “banco”, por lo que contestó algunas generalidades, le dieron un número de folio y lo transfirieron a otra extensión, para darle “solución al problema”.

Sin embargo, nuestro colaborador advirtió que era un posible fraude porque hablaban de una tarjera de débito cuando su tarjeta es de crédito, por lo que decidió cortar la llamada y dirigirse a una sucursal, en donde cotejó datos y no fue del banco donde hablaron.

En otro caso, la llamada fue por un “gasto inusitado” en una cuenta de débito de BBVA y querían corroborar que se haya hecho. Sin embargo, como también se cuenta con la aplicación móvil es fácil verificar que se haya activado algún pago. En este caso, nuestro compañero decidió cortar la llamada. A este delito se le conoce como Vishing.

De acuerdo a las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública, ante cualquier intento de fraude vía telefónica, incluyendo las llamadas de extorsión, lo primero que se debe hacer es colgar o cortar la llamada y avisar al 911 en caso de que se haya dado algún dato personal o financiero.

Se debe tener en cuenta que las entidades financieras no llaman a sus clientes solicitando datos personales, a menos que el usuario lo solicite contactando a la institución.

Por lo que se invita a la ciudadanía a no responder mensajes o llamadas de números desconocidos; si tiene dudas llame a su institución bancaria al número que aparece en sus estados de cuenta y desconfíe, siempre, de quien le pida información personal o financiera.

Texto: Esteban Cruz Obando

Foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *