Llaman no romantizar feminicidios

Activistas exigen que a estos actos no se les denomine crímenes pasionales o amores que matan, pues ni la pasión ni el amor tienen que ver con los actos de violencia en contra de las mujeres

Henrieta Marie, Suemy del Socorro, Ariani Yazmín, Irlanda, Fernanda, Norma Yolanda y Érika. ¿Qué tienen en común estas mujeres? Que todas fueron asesinadas de manera brutal por sus exparejas. Estos casos han causado indignación entre la ciudadanía, organizaciones civiles y activistas, quienes han exigido a las autoridades un alto a la violencia de género y a la impunidad.

Teresa Campos, integrante del Observatorio Ciudadano Nacional de Violencia, señaló que esta agrupación documentó en el 2020 un total 12 feminicidios y 11 tentativas por este delito.

Por ello, exigió en el marco del 14 de febrero no “romantizar” estos asesinatos, ya que, a su juicio, no se trata de un “crimen pasional” ni de catalogar estos casos como tal.

“Antes que nada, el feminicidio no es un acto de amor, es un acto de poder de tipo patriarcal sobre la mujer, quien te ama no te mata, no romanticemos el feminicidio, hay que quitar esa idea de la cabeza de todos”, manifestó.

Asimismo, resaltó que es necesario desmitificar el amor romántico, “quien te ama no te pega, quien te ama no te cela, el amor existe, pero el amor no mata, los que matan son los feminicidas, los que creen que las mujeres les pertenecen, el amor no debería doler”.

“Quien te ama no te pega, quien te ama no te cela, el amor existe, pero el amor no mata, los que matan son los feminicidas, los que creen que las mujeres les pertenecen”, afirmó Teresa Campos.

En ese sentido la entrevistada indicó que el ejercicio del poder, de la posesión de una persona “si la maté porque era mía, es lo primero que dice un feminicida, pero no la mató porque era suya, porque nadie le pertenece a nadie”.

De igual forma lamentó que cuando sucedió el caso de Fernanda G., de 21 años, algunos medios de información titularon la nota como “crimen pasional” o “la mató por amor”, lo que, afirmó, fue ofensivo para la memoria de la joven y para las víctimas secundarias como son su madre, padre y hermana.

La integrante del Observatorio Ciudadano Nacional de Violencia dio a conocer que en lo que va del año han contabilizado tres tentativas de feminicidio y otros casos que están dando seguimiento de mujeres que presuntamente se suicidaron o que murieron por asfixia.

Entre estos está el caso de una mujer acuchillada por su expareja de Tzucacab, y el de la Colonia Obrera que ocurrió recientemente, donde una mujer fue golpeada y acuchillada por su expareja, quien consumió ácido para intentar suicidarse.

Los casos de feminicidio que más conmocionaron a la sociedad yucateca fueron los de Fernanda, Norma Yolanda y Érika, ya que todas ellas habían dejado a sus parejas, y no solo fueron privadas de su libertad, sino que les arrebataron la vida de una forma brutal, y sus agresores, por el miedo a no enfrentar la justicia, decidieron quitarse la vida.

“No hay que ver esos casos como un Romeo y Julieta, hay que quitar ese mito y ese velo, si las matan y se matan es para no enfrentar las culpas, en eso no hay nada de romanticismo, hay que borrar de raíz esta romantización de la violencia sistemática en contra de las mujeres”, detalló.

También comentó que se han creados diversos instrumentos para erradicar estos casos de violencia como es el “violentómetro”, una herramienta de gran utilidad la cual permite a hombres y mujeres estar alertas, capacitados (as), y atentos (as) para detectar y atender la violencia en cualquiera de sus tipos y modalidades a través de diferentes manifestaciones.

Teresa Campos aseguró que toda relación violenta comienza con un chantaje, bromas hirientes y celos, que van subiendo de nivel a pellizcones, abuso sexual, amenaza de muerte, violaciones y, finalmente, los feminicidios.

La presidenta de esta agrupación explicó que las personas que celan a sus parejas, no es porque las amen, ya que no les pertenecen, por lo que hay que aprender a diferenciar un amor sano.

“Hoy quiero hacer un llamado a todas las mujeres a que rompan el circulo de violencia, rompan con el amor romántico, el único amor que debe tener una mujer es el propio”, aseveró la activista.

Finalmente, recordó que los casos que más conmocionaron a la sociedad yucateca fueron los de Fernanda, Norma Yolanda y Érika, ya que todas ellas habían dejado a sus parejas, y no solo fueron privadas de su libertad, sino que les arrebataron la vida de una forma brutal, y sus agresores, por el miedo a no enfrentar la justicia, decidieron quitarse la vida.

“A estas mujeres les falló la sociedad, les fallaron las autoridades, pues ya habían denunciado y nunca se les dio protección, a pesar de que la solicitaron”, externó.

Texto: Georgina Bacelis

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *