Piden que temporada de pulpo se amplíe al 31 de diciembre

La pandemia del coronavirus y los fenómenos hidrometeorológicos pusieron en jaque a la industria pesquera y por ello, Enrique Sánchez Sánchez, presidente de la delegación Yucatán de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera, pidió que la actual temporada de captura de pulpo sea amplía hasta el 31 de diciembre para la flota mayor.

Además, que la próxima veda de mero, se reduzca a un mes, tanto para la flota mayor como a la pesca social, unos 13 mil pescadores, a fin de que todo el sector pueda recuperarse tras este terrible año 2020.

El dirigente pesquero explicó que la propuesta obedece que el 2020 fue un año perdido para el sector en todos los ámbitos, pues la pandemia y cinco fenómenos naturales que frenaron por completo la actividad.

Y es que la meta de captura de pulpo, a todas luces no se cumplirá, la del año pasado fue de 18 mil 400 toneladas en total, mientras ahora el 2020 apenas se han capturado 8 mil 400 toneladas.

En cuanto a escama en el presente año se han capturado 3 mil 400 toneladas y el año pasado fueron 4 mil 900, por lo que se lleva un 65%.

Explicó que la temporada de captura de pulpo de la variedad maya o pulpo rojo, es una especie que entra solo en veda al momento de comenzar su proceso reproductivo, se guarda y no se alimenta, por lo que desde principios de diciembre los volúmenes de captura descienden al iniciar su proceso reproductivo.

En cuanto al pulpo patón o vulgaris, la variedad suele pescarse en aguas profundas y muy lejos de la zona costera, el cual es explotado por la flota mayor.

El pulpo patón en sus procesos de reproducción es diferente y es en diferentes tiempos, los cuales permiten que se pueda proponer la ampliación de la temporada hasta el 31 de diciembre, explicó Sánchez Sánchez.

La actual temporada de captura de pulpo inició en agosto, sin embargo fenómenos naturales como los primeros nortes a mediados de septiembre que obligaron a los cierres de puertos, luego la presencia de la tormenta Gamma a inicios de octubre, seguido de la presencia de Delta, luego la formación de Zeta y su evolución a huracán junto con sus bandas nubosas y las marejadas que ocasionó, también obligaron a la suspensión de las salidas y capturas.

Por ello, las pérdidas en la actual temporada de pulpo son incuantificables, considerando las del sector social y la flota mayor pesquera tras los gastos de avituallamiento, suspensión de viajes por mal tiempo y cierre de mercados por la pandemia.

Texto de Esteban Cruz Obando

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *