Por infringir normas sanitarias, clausuran y multan a empresas que hicieron una fiesta con influencers

Tras la denuncia que hicieron los ciudadanos en las redes sociales, la Coordinación Estatal de Protección Civil (Procivy) y la Dirección de Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) clausuraron a las empresas que organizaron una fiesta en la que participaron varios influencers.
Estos establecimientos son: la boutique Imperio Mexicano; la hacienda San Juan Opichén; la organizadora de eventos Yourney Dream Maker y la empresa Andy Gasque Novias.
En un boletín, se aclaró que la fiesta fue organizada por particulares, sin la participación de ninguna dependencia estatal.
Las autoridades estatales señalaron que las empresas infringieron los protocolos sanitarios al realizar un evento social con motivo de la inauguración de un establecimiento de modas, por lo que podría ser sancionados hasta por 130 mil pesos cada una.
“La sanción incluye tanto al establecimiento en cuestión, como al local donde se desarrolló el evento, la empresa banquetera y demás empresas que participaron en la organización de ese evento social, las cuales podrían ser acreedoras a multas de hasta $130 mil pesos cada una por incumplir las normas y poner en riesgo a los ciudadanos al no cumplir las normas sanitarias dispuestas por la SSY en torno a la propagación del Covid-19”, señala el comunicado.
La denuncia pública explotó en redes sociales precisamente porque las autoridades estatales cancelaron el permiso a las banqueteras desde diciembre pasado, por lo que no hay autorización para ninguna fiesta o reunión o evento social.
“Para preservar la salud de los yucatecos y evitar rebrotes que pongan en riesgo la capacidad hospitalaria del estado, desde el pasado 14 de diciembre quedaron cancelados los eventos sociales, como bodas, bautizos o fiestas similares que impliquen grandes aglomeraciones de personas”, recordaron las autoridades.

Antecedentes
Durante el periodo en que se permitió la realización de estos eventos sociales, se detectó, durante las supervisiones, que los protocolos no se estaban cumpliendo al pie de la letra de acuerdo con lo establecido en el acuerdo de reactivación económica, ya que quienes las convocan y quienes prestan los servicios de banquetes han actuado con irresponsabilidad, por lo que estas actividades siguen representando un foco de alto riesgo para la salud de los asistentes a este tipo de eventos y por consiguiente a todas las personas con las que interactúan.

Texto: Esteban Cruz Obando.

Foto: Cortesía.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *