Propósitos de Año Nuevo para ser sustentable

Los propósitos de Año Nuevo tienen que ver con la salud, trabajo, educación y mejorar en el aspecto personal, por lo que hay que plantearse metas que podamos alcanzar, se destaca en el blog de Greenpeace México.
Sabemos que, a veces, tienen algo de grandilocuentes y muchas veces se quedan en ideas que nunca se aplican, por lo que recomiendan objetivos sencillos, pero de gran impacto.

Conoce tu localidad.- Para lograr un futuro más verde es indispensable que conozcas el lugar donde vives, pues así podrás emprender otras acciones que apuesten al consumo responsable y a la economía solidaria.
Sal a caminar y prueba otras rutas, con el propósito de identificar cuáles son los comercios y las empresas locales que te rodean. Conocer el espacio que habitas es el primer paso en una lista de acciones concretas que pueden ayudarte a reducir tu huella ecológica y a colaborar con un futuro mejor para todas y todos.
Elabora tu propio directorio.- Date un tiempo y elabora un directorio de los productos y servicios que ofrecen los comercios que te rodean. Puedes empezar con uno o dos muy cercanos: tal vez la clásica tiendita de la esquina o la ferretería con el rótulo enorme, y poco a poco ir incorporando otros negocios locales.
Consume local.- Consumir productos locales, especialmente alimenticios, aporta grandes beneficios. Una de las ventajas es la disminución de los gases de efecto invernadero, ya que si se reduce la distancia que recorre el producto hasta llegar a tus manos, también disminuye la cantidad de gasolina utilizada.
El consumo local también es una manera efectiva de ayudar en la reactivación de la economía comunitaria y regional.
Apuesta por bazares y ropa de segunda mano.- Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la industria de la fast fashion produce el 20% de las aguas residuales y el 10% de las emisiones de carbono a nivel mundial (3).
Si necesitas ropa, busca bazares emergentes, tiendas de segunda mano en las que, además de apoyar a las y los propietarios, seguro encuentras alguna prenda distinta, a un costo accesible y de mejor calidad.
¡Deja la carne!.- Eliminar la carne de tu consumo tiene un impacto positivo para tu salud y el ambiente. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha calculado que la industria ganadera es responsable de alrededor de 14.5% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
Esto la convierte en una de las tres industrias que más efectos tiene en el cambio climático, junto con el sector energético y el transportista.
Consume productos orgánicos.- Si bien es cierto que los alimentos orgánicos pueden ser más caros, debes tener en mente que su costo refleja el trabajo de una agricultura ecológica que promueve un uso sostenible del aire, el agua y el suelo; y que rechaza el empleo de fertilizantes y abonos sintéticos.
La agricultura ecológica o agroecología utiliza métodos especiales para mantener la integridad orgánica de cada uno de los alimentos.
Haz un huerto.- Otra opción para consumir alimentos orgánicos es crear tu propio huerto. Basta un espacio pequeño y bien iluminado, recipientes reciclados y agua de lluvia para empezar a producir tus propios alimentos.
Puedes comenzar a probar con las hortalizas o verduras que tengas en casa, por ejemplo, cebollas, jitomates, zanahorias.
Crea tu composta.- Si ya te decidiste a sembrar algunos alimentos, nútrelos con composta. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, los beneficios de este humus incluyen una fertilidad aumentada y una mejor capacidad de retención del agua de suelo.
Organiza y participa en intercambios.- Otra manera de contribuir con el desarrollo de una economía alejada de las prácticas de consumo desmedido, es organizar y participar en intercambios.
Los intercambios no monetizados como el trueque (canje de artículos), los bancos del tiempo (cambio de horas de servicios) o los de saberes (compartir conocimientos), son algunas de las propuestas que se desprenden de la economía solidaria (5).
Cuestiónate siempre.- Finalmente, para tus propósitos de Año Nuevo puedes incluir varias preguntas antes de consumir cualquier cosa. De esta forma te acostumbrarás a cuestionarte antes de consumir o comprar cualquier artículo.
Esto te hará más consciente de lo que consumes. Pregúntate: ¿lo necesito?, ¿puedo compartirlo?, ¿quién lo hizo?, ¿cómo se hizo?, ¿cómo llegó hasta mí?
No olvides que el movimiento zero waste recomienda seguir, en orden prioritario, las 5R: rechaza, reduce, reutiliza, recicla y reintegra para lograr un consumo sostenible de manera personal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *