Protestan contra la construcción del Tren Maya

Decenas de personas marchan a lo largo del Paseo de Montejo hasta el Monumento a la Patria, donde plantean una serie de peticiones, entre ellas una nueva consulta sobre la obra

Decenas de personas, en su mayoría jóvenes, se manifestaron ayer domingo en contra de la construcción del Tren Maya, mediante una caminata que salió del remate de Paseo Montejo hacia el Monumento a la Patria, en donde leyeron un pliego petitorio en el que solicitan a las autoridades la entrega del manifiesto del impacto ambiental, una nueva consulta a los pobladores del municipio, el cumplimiento de las indemnizaciones a las personas afectadas por el paso de la obra, así como la conservación y mantenimiento de los sitios arqueológicos.

Como parte de sus demandas también exigieron transparencia en la planificación de los llamados “polos de desarrollo”, su impacto ambiental, económico y el proyecto ejecutivo de los mismos.

Asimismo pidieron que se les informe cuál será el papel de todas y cada una de las comunidades ubicadas en el camino o vías aledañas al paso del tren, para obtener un beneficio del mismo; las estrategias para la conservación y promoción de la lengua maya; prioridad a empresas ubicadas en la zona, atender los problemas ambientales a fondo y diversificar las propuestas de desarrollo económico en el territorio del sureste, apropiadas a la realidad social y cultural.

Tardíos estudios y poca planeación

La activista América Canto comentó que es lamentable que las autoridades federales hayan decido dar el banderazo de inicio de estas obras cuando aún no se tenían los estudios de impacto ambiental, pues hasta hace tres días los dieron a conocer.

Además indicó que existe poca planeación y falta de transparencia en cuanto a este proyecto, ya que los menos beneficiados serán las comunidades indígenas, como ocurrió en la Riviera Maya, que solo tiene el nombre, pues esta zona ha sido explotada por los gobiernos y los grandes empresarios.

“Las comunidades han sido engañadas, pues las autoridades únicamente les han enseñado los beneficios que va a tener esta obra, pero no el impacto que tendrá en esas zonas como es el daño a los patrimonios histórico, lingüístico, despojo de tierras, aspectos ambientales en el subsuelo y en el sistema de drenaje”, manifestó.

A pesar de que las autoridades federales han señalado que están abiertos al diálogo, hasta el día de hoy, aseguró, no se les ha entregado la información que solicitaron meses atrás de este proyecto.

Pandemia, en segundo plano

De igual forma resaltó que las autoridades han dejado en segundo plano la pandemia que aún atraviesa el país, ya que todavía así decidieron arrancar las obras, y tan solo tres días antes convocaron de manera urgente a ejidatarios de una de las zonas donde pasará el tren para comprarles dos mil hectáreas de sus tierras, en medio del COVID-19 y de los efectos que dejó la tormenta tropical “Cristóbal”.

“Se han aprovechado de ellos, se han aprovechado de sus familias para arrancarles sus tierras con engaños”, resaltó.

Por su parte, Juan Caamal, integrante de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya “Múuch’Xíinbal”, destacó que las autoridades, en contubernio con grandes empresarios, les han arrebatado sus tierras, deforestado gran parte de la selva y amenazado la fauna desde hace años atrás, y con la llegada de este proyecto la situación se agravará aún más en las comunidades mayas.

Texto y fotos: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *