Rayuela taurina…

Muchas niñas y niños del mundo juegan y han jugado a la rayuela. En Galicia se le llama mariola. Con una tiza se dibuja en el suelo. Las hay de muchas clases. Aquella tarde en el pueblo jugaban a una original rayuela taurina… La había diseñado la abuela, en cada recuadro había términos toreros escritos, y también había pensado en varios premios…

La rayuela constaba de once recuadros. A la pata coja empujando la piedra y siempre sin rozar ni pisar las rayas, manteniendo el equilibrio, los pequeños iban jugando mientras se ponía el sol de verano. La casilla 2 tenía a José Tomàs escrito en la tierra, allí había que detenerse y citar el nombre de un toro que hubiera indultado. Idílico, gritò Marta cuando le tocò.

La 3 tenía a David Silveti, y debía saber el chiquillo que allí paraba el nombre de su único hermano. Alejandro, dijo Pepe. La 5 llevaba a Talavante y Pablo respondiò perfectamente que mago era el adjetivo que le adjudicaban. Y así pasaban los minutos, y los nenes ganaban un pequeño cuento, una invitaciòn a un tentadero, un pañuelo blanco para pedir la oreja…

Ya en la noche, cuando los niños se retiraban a sus casas, concibieron la idea de inventarse al día siguiente una rayuela solidaria. La harían con preguntas de las cosas que habían estudiado en el colegio, y los premios que ganaran los regalarían a los pequeños que estaban enfermos en el hospital. Y con esa gran iniciativa en mente todos durmieron felices!

Dedicado a los niños
Y a Luis, al que muy pronto deseo ver jugando…

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *