Revelan páginas inéditas del diario de Ana Frank

Los pasajes hacen referencia a la curiosidad de la joven por el sexo y reflejan nuevos datos sobre su personalidad

LAS PÁGINAS 78 y 79 de Kitty, el nombre dado por Ana Frank a su primer diario, con tapa de cuadros rojos, que recibió el 12 de junio de 1942, por su cumpleaños, eran un enigma. Con tachones y papel de estraza pegado encima resultaba imposible leerlas. Hasta ahora.

Gracias a un procedimiento fotográfico digital, la fundación que lleva su nombre en Ámsterdam presentó el martes unos pasajes en los que la adolescente, de 13 años, se preguntaba qué haría si alguien le pidiese que le instruyese “sobre asuntos de sexo”. “¿Cómo iba a hacerlo? Esta es la respuesta”, escribe. Son reflexiones propias de su edad que arrojan nueva luz sobre su personalidad.

Ambas páginas fueron descubiertas en 2001, cuando fueron escaneados todos los manuscritos de Ana Frank. Están fechadas el 28 de septiembre de 1942, cuando llevaba dos meses oculta de los nazis junto con su familia y otros tres amigos de sus padres. Todos vivían en la parte de atrás de una casa de los canales de la capital holandesa y en noviembre llegaría otro conocido.

A pesar de la situación, “Ana no pierde la curiosidad de los adolescentes sobre la sexualidad”, según Ronald Leopold, director de la fundación. Y como la chica tenía dotes para la escritura, mezcla bromas sobre lo que imagina que puede estar pasando fuera con sus anhelos más íntimos.

En la primera página, anuncia que piensa “plasmar bromas obscenas”. Como esta: “¿Sabes por qué hay chicas de las Fuerzas Armadas alemanas en Holanda? Para servir de colchón a los soldados”. La burla produce cierta incomodidad, dada la ocupación nazi del país, pero muestra que Ana era una niña como las demás. “Este tipo de chanzas sucias son clásicas de su edad, y es imposible evitar una sonrisa al leerlo”, asegura Frank van Vree, director del Instituto para el estudio de la Guerra, el Holocausto y el Genocidio (Niod, en sus siglas en neerlandés), que ha colaborado en el trabajo.

El Instituto Huygens para la Historia Holandesa ha participado también en este esfuerzo, y sus portavoces señalan que “lo más probable es que Ana misma pegara las páginas”.

Texto y fotos: Agencias

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: